miércoles, 2 de enero de 2013

Cuestión de contrastes.

La alineación de los planetas nos llevó a la terrible coincidencia de encontrarnos y a la perfecta oportunidad para ver a quién me enfrentaba. Demás está decir que fui con la cabeza en alto y sin intención alguna de iniciar una batalla, pero que el potencial rival al que me enfrentaba se encontraba lejos de mis expectativas. Pedir más diferencias entre ambas hubiera sido paradójico, siendo que a simple vista se podía ver la propia contradicción existencial de que ambas estuviéramos a escasos centímetros de distancia y sin embargo, siendo tan diferentes, pudiéramos ser al mismo tiempo.
Sonrisa radiante, ojos brillantes, pura sencillez y sinceridad, en contraposición a mi tan característica mirada altiva, elegancia fácilmente perceptible y un claroscuro misterioso que envuelve el enigma que nací para ser mas allá de mi forma característica de gesticular con cada célula de mi cuerpo y ese don increíble que tengo para la manipulación de las masas.
El simple hecho de recordarlo hace que estalle en carcajadas. Somos la luz y la oscuridad, y no simplemente por nuestro aspecto exterior, sino también por nuestra actitud. Dos segundos de tenerla enfrente me sirvieron para sacarle la ficha, y dudo que ella pueda decir lo mismo sobre mí. Creo que eso se debe a la simpleza y transparencia que ella denota, y a la gran contradicción que la simple imagen de tenerme frente a frente significa para muchos. Somos diferentes, sin irme muy lejos puedo comparar la complejidad de pensamientos de cada una con sólo haberla escuchado decir dos palabras, y establecer que, en cuanto a complejidad y misterio, creo que me encuentro en el nivel más alto del mismo.
Mientras su sonrisa de cachorro transmitía tranquilidad, mi mirada penetrante infundía respeto.
Mientras su inocencia se dejaba ver, mi perspicacia se ocultaba tras una máscara de falsa ingenuidad en su estado más puro.
Mientras ella se esforzaba por ser Serena, yo era, sin siquiera intentarlo, Blair.

No hay comentarios:

Publicar un comentario