domingo, 19 de agosto de 2012

Ελευθερία

"Moriré libre porque he vivido solo. Moriré solo porque he vivido libre" Erasmo de Rotterdam.

Libertad para elegir, para pensar, para actuar. Para decir lo que uno piensa sin frenos, sin miedo a ser juzgado, sin filtros ni censuras. Para vivir, y no arrepentirse de las decisiones tomadas siendo libres. Libertad para volver a cometer los mismos errores si todavía no aprendimos de ellos. Libertad porque todos podemos ser libres. Libertad porque sí. Libertad para perdernos en el tiempo y volar lejos, para no depender de nadie, para actuar sin condicionantes externos. Libertad para nuestra propia salud mental y espiritual. Libertad individual y colectiva, plena y asegurada.
Uno no puede ser libre si vive condicionado por los demás, preocupado por lo que hagan o digan, o por lo que opinen del accionar de uno mismo. No se puede vivir atado, dependiendo de un tercero que toma decisiones, esclavizado por un mundo que tal vez no es tan cruel como parece, dejándose llevar sólo para no ser diferente. Y ser diferente se trata de ser libre, se trata de romper las reglas, de equivocarse una y otra vez, de perder el tiempo y recuperarlo constantemente, de salir a ver el mundo con otros ojos, cambiar las perspectivas constantemente y aprovechar cada oportunidad como si fuera la única.
Libertad ante todo, libertad para vivir, libertad para siempre.




No hay comentarios:

Publicar un comentario