sábado, 4 de febrero de 2012

Arrrrrrrrrriba!

Muchos dicen que la principal causa de su falta de aciertos es que no reciben el apoyo necesario de quienes los rodean, que todos los tiran abajo y les dicen que paren de hacer locuras, se ubiquen y dejen de soñar en grande 'porque hay cosas más importantes que tus metas, tus sueños: existe el mundo real'. A todo esos yo les digo que no importa si tus amigos de un día para el otro te abandonan, porque van a volver. No importa si tus padres no te apoyan en tus decisiones, porque si sos feliz y ellos lo ven, van a terminas apoyándote. No importa cuántos errores hayas cometido en el pasado, lo importante es que aprendas de ellos para tener un mejor futuro. No importa si critican tu forma de ser, pensar o expresarte, porque ellos no saben qué está pasando por tu cabeza, y siempre va a haber alguien que lo aprecie. No importa si no tenés una pareja a tu lado, a lo mejor es tiempo de que empieces a valorar el tiempo a solas y comiences a amarte a vos mismo antes de amar a alguien más. 
Sabés que si te estirás un poco podés tocar el cielo con tus manos, podés llegar tan lejos como quieras y elevarte tan alto como tus sueños y tu ambición te lleven. Y si no lo sabés, es momento de que comiences a considerarlo, porque hay una sola persona con la que vas a tener que convivir el resto de tu vida, y esa persona sos vos. No es que los demás no importen, no es que estén ahí solamente para hacer tu vida miserable, no es que tengas que ignorarlos para mejorar, pero tal vez es momento de comenzar a luchar por tus sueños.
Nandando contra corriente se consiguen resultados óptimos, te lo digo por experiencia propia. Es solo cuestión de abrir tus alas y empezar a volar.
La soledad no es un problema, aprendé a aprovecharla, a valorarle, a tomarla como un momento de reflexión con vos mismo ¿Quién sabe? A lo mejor terminás aprendiendo de vos mismo, de todo aquello que te pasó en algún momento, de quienes te rodean, y encontrás algo de dicha entre las mayores desgracias. 
No es cuestión de simplemente asumir que todos los demás tienen la culpa y que vos sos un pobre corderito indefenso rodeado de lobos: aceptá la culpa que te corresponde por tus acciones y, si las cosas van mal a causa de eso, cambiá esas actitudes hasta que te vaya mejor. No todas las personas son basuras por el simple hecho de no prestarte la debida atención cuando la necesitás, pensá que ellos también tienen vidas, que están preocupados por sus propios problemas y que posiblemente no sepas qué está pasando por su mente en estos momentos. Teneles consideración, posiblemente no se hayan dado cuenta de que los estás necesitando: necesitan un llamado ¿Por qué tienen que venir siempre a vos? Esperar no siempre es la mejor idea, no cuando todo se puede solucionar al ponerte las pilas. Hay que salir del agujero interior, poner el cuerpo y el bocho en acción (como bien dice Virus). Si los necesitás y ellos no vienen a vos, pediles ayuda, y si se niegan a ayudarte, por lo menos vas a saber en quienes podés contar y en quienes no. 
No es cuestión de depender de los otros, es cuestión de intentar reponerse solo, y recurrir a ellos cuando simplemente no podés. Tus amigos, tu familia y tus seres queridos van a estar encantados de ayudarte si realmente te quieren y pueden ser de ayuda cuando los necesitás. 

Relajate un poco, viví la vida con calma y disfrutá de las pequeñas cosas, porque son todo lo que queda al final.

No hay comentarios:

Publicar un comentario