jueves, 24 de noviembre de 2011

Ya no me importa nada, no me preocupa nada, no siento nada. Lo único que quiero hacer es pasarla bien, no me importa dónde, cuándo o con quién: quiero vivir libremente. Y por suerte viene el verano, verano, verano! Me prometí a mi misma que este verano no me quedo un solo fin de semana completo encerrada en casa; voy a salir, cueste lo que cueste. Basta de dormir hasta las dos de la tarde, voy a aprovechar el tiempo, asi sea mirando por la ventana de la cocina o tomando una coca con mis amigos. No más encierro y noches enteras de Cuevana un sábado, no más ''dormir porque no sé qué carajo hacer'', no más tiempo desperdiciado en gente que no vale la pena. Basta, basta, basta.
Borrón, cuenta nueva, y tardes llenas de risas. POR FIN.

No hay comentarios:

Publicar un comentario