jueves, 20 de octubre de 2011

Justicia II

Buscamos la verdad, queremos explicaciones y luchamos por obtener justicia. No es un capricho de chicos, no es una excusa para faltar a clases, es una manera de hacer que nuestras voces se escuchen, de hacer el suficiente ruido para que quienes estén de acuerdo se unan a la causa y quienes son objeto de nuestras quejas den la cara y saquen la verdad a la luz de una buena vez. Hoy, encabezamos una lucha contra la hipocresía y la corrupción en una institución que amamos y respetamos: justicia por profesores despedidos sin motivo alguno, que se ganaron nuestro cariño y siempre nos apoyaron, justicia por lo que creemos correcto.

No queremos más tapujos, no queremos más huecos donde no debería haberlos, queremos solamente la verdad y la transparencia que ellos tanto se empeñan en decirnos que tenemos que tener, cuando ni siquiera dan la cara por todo lo que está sucediendo. A veces hay que hacer un poco de ruido para ser escuchado, y no le tenemos miedo a las repercusiones que podamos tener, porque no hay nada que puedan hacer para que paremos. Pueden expulsarnos, sí, pero se quedarían sin alumnos de nivel secundario, lo cual llevaría el establecimiento a su completa ruina al quedarse sin fondos, pero eso no les conviene, porque todo es por la plata. Plata que desaparece, porque se les paga mal a los profesores y no se tiene en cuenta nada de lo que pedimos para remodelar las instalaciones ''porque no hay más fondos'' pero, si no hay más fondos, ¿Cómo indemnizás a docentes con treinta años de trabajo en la institución? No me parece una excusa válida, porque acá la plata desaparece.

Hay muchas lagunas en todo esto, hay muchas cosas ocultas, y no nos esperábamos encontrar un acontecimiento de esta magnitud cuando nos involucramos en la causa: era porque nos parece injusto que despidan a nuestro director, que tanto apoyo nos dio durante su mandato, y que siempre se preocupó por nosotros, y a una profesora de primaria que yo, al menos, tuve la suerte de tener. Ahora no es solamente eso, se suman a los motivos de nuestra movida todos los problemas de dinero que el colegio dice presentar, pero que no figuran en sus cuentas bancarias. Se habla de vender el establecimiento pero, si eso se hace ¿Qué pasa con nosotros? ¿Qué pasa con los profesores? ¿A dónde vamos a ir? ¿Por qué tenemos que ceder ante autoridades que creen tener la razón en todo y utilizan la mentira y la hipocresía para llevar a cabo sus fines?
Desde que las autoridades del colegio cambiaron, empezó a haber baches en todo lo que respecta a la administración del colegio y de fondos. Son cosas que van más allá de nuestro alcance, que se nos van de las manos, pero creo que entre todos podemos llegar al ojo del tornado y desenmascarar a los encargados de todo esto.
No nos tenemos que callar, y tampoco vamos a hacerlo, vamos a seguir adelante con esto hasta recibir respuestas a todos nuestros interrogantes, y sé de buena fe que tenemos todo lo necesario para lograr lo que nos proponemos. Contamos con el apoyo de un montón de gente interesada en el tema, y no estamos pidiendo demasiado: solamente queremos saber la verdad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario