domingo, 30 de octubre de 2011

Una verdad entre tantas mentiras.


¡Hey!¿Hay alguien ahí?¿Seguís vivo?¿Seguís con nosotros? No, no te vayas, que te necesitamos acá... dale, vení a ocupar un lugar en nuestro grupo de orgullo por lo patético. Vení, que aunque estés demás te vamos a dar  la bienvenida, te vas a sentir como en casa, vas a ser uno de nosotros. Ah, ¿No querés ser uno de nosotros? ¿Querés tener lo que se llama personalidad? Ah, no, no, bebé, eso no existe. Acá, no existe... ¿De dónde sacás todas esas ideas locas? ¿Te las enseñaron en tu casa o son parte de esa basura hippie sobre la libertad que leés y escuchás todo el tiempo? Porque si querés ser diferente podés ir a muchos lados, pero no te podés quedar acá. Si estás acá tenés que ser un vago, un ignorante, y hacer caso a lo que nosotros te decimos, tenés que venir a votarnos y salir a la calle orgulloso de ser argentino, tenés que creer que nos preocupamos por vos (aunque, aquí entre nos, solamente nos importa el poder)... Ya entiendo, todo esto es por el uniforme... pero no te preocupes, ya te vas a acostumbrar a verte como tus pares, a no sobresalir, a ser un cero a la izquierda como todos ellos. No, che, escuchame ¡Escuchame, no te vayas! ¡Mierda, te dije que no te vayas! ¿Te lo voy a tener que repetir? No me hagas repetirte las cosas, no me gusta eso... no. Dale, vení conmigo, sentate a hablar ¿O preferís que te ate a la silla? No, no estoy jodiendo. Es en serio.
La cosa es que vos creés que podés venir acá y decirme qué tengo que hacer, cómo tengo que gobernar, pero no es así, bebé, no es así. ¿No te gusta que te diga bebé? Acostumbrate, porque acá no sos más que eso, un pobre infante que no sabe de qué habla, un pobre ignorante que sigue lo que los demás hacen. Tranquilito, que, de todos modos, eso no está del todo mal. No para vos, quiero decir. Porque mientras más bruto seas, mientras menos sepas, más fácil va a ser para nosotros esclavizarte y lavarte el cerebro... es lo que corresponde, es lo correcto. No creo que te cueste mucho acostumbrarte, a los otros, de hecho, les gustó. Lo único que tienen que hacer es sentarse y no hacer nada, no trabajan, no tienen que salir a buscar comida, no tienen que esforzarse por mantenerse con vida, total, nosotros los mantenemos. Eso sí, se prohíbe todo tipo de pensamiento racional. No hay tiempo para eso, no es momento para pensar, es momento para actuar, y como lo que ustedes hacen no sirve para nada, nosotros actuamos por ustedes. Por supuesto que no hacemos ni la mitad de las cosas que prometimos, pero eso es parte del trato... es una laguna en la ley. Uno promete, pero bien puede cruzar los dedos cuando nadie lo ve ¿O no? ¿Nunca rompiste una promesa? Ah, sos muy honesto entonces, bebé, pero eso te hace un mentiroso ¿Sabés? Sí obvio que esto tiene una respuesta coherente... yo tampoco entiendo bien el sentido de esto que estoy diciendo, en realidad, pero... ¿Vos creés que yo hablo sin saber nada? ¿Decís que soy solamente un personaje, que dice las mil y una palabras vacías, carentes de significado, que otros escriben para él? Bueno, en eso tenés razón. La verdad es que estoy todo el día atrás de un escritorio pensando en cómo gastarme la plata de todos ustedes mientras se rompen el lomo trabajando, pero es así, es ley natural, a ustedes les toca trabajar y a mí me toca fomentar un país de vagos e ignorantes que me obedezcan... es lo justo ¿No te parece? A lo mejor ahora suena un poco incoherente, pero ya lo vas a entender cuando te nos unas, bebé. Nah, no me digas eso, que me lastimás. No seas malo... Yo te estoy tratando bien, te estoy exponiendo los hechos con completa sinceridad, es lo que me corresponde, después de todo. Al poder no lo voy a perder, te lo aseguro, no hay conspiración que me tire abajo, ni persona que me pueda vencer... porque yo estoy acá por algo. No sé por qué, pero por algo debe ser, sino no estaría ¿O sí? Bueno, podemos decir claramente que también influyeron bastante mis contactos, que tengo lo que tengo por haber tenido un poco de ayudita, pero eso no es injusto. La ayuda es buena, bebé, cuando crezcas lo vas a entender, ya vas a ver. No, che, no te levantés ¿A dónde vas? No ¡Pará un poco!¡Acá nadie te está tratando mal, así que te pido resp...!¡Dejame terminar de hablar, no me interrumpas así! Bueno, dale, andate si te querés ir, ¿Sabés algo? Hay miles como vos allá afuera, no me vengas a decir que sos una parte vital de mi plan porque... sí, sí, yo lo dije, dije que te necesitábamos, pero es solamente una técnica de persuación, bebé, pensá. Uno más, uno menos... no me afecta.
Acá sos solamente un residuo reciclable de la sociedad que podríamos llegar a ser, qué más querés que te diga...

sábado, 29 de octubre de 2011

Paraíso.

Durante el tiempo que llevo viviendo, siempre quise tenerlo todo, y esa es una condición que, a esta altura de mi vida, raramente cambie. El problema es que no siempre consigo lo que quiero, de hecho, no doy pie con bola. En otras palabras: soy lo suficientemente yeta como para estar enfrente de lo que quiero, a un paso de tenerlo, y perderlo por completo por algún error ridículo o por carecer de contactos útiles como todas esas personas acomodadas en la sociedad que tanto repudio (por el simple hecho de que todo les caiga del cielo y no entiendan que hay personas que no están en sus condiciones; gracias a esto viven en una realidad paralela donde todo es color de rosas y el que no está en su mismo nivel no vale la pena: denominamos así a las personas sumamente ignorantes).
Claro está que, como tiendo a no conseguir lo que quiero, termino solamente soñando con eso. Vivo en un mundo de fantasía, en mi propio País de las Maravillas, soñando todo el tiempo. Y sé que algún día voy a encontrar lo que estoy buscando, voy a conseguir lo que quiero. Puede que tarde días, meses o incluso años, pero jamás voy a dejar de luchar por lo que quiero, por lo que creo justo, por lo que anhelo conseguir. 
Y mientras no esté en el Paraíso, por lo menos puedo soñar con él ,
¿Quién puede prohibirme soñar?

martes, 25 de octubre de 2011

''Lara, escapar de los problemas no va a hacer que desaparezcan. Mientras vos estás sentada ahí evitando la realidad, hay alguien allá afuera que te necesita y que, aunque vos no lo sepas, probablemente se acuerde de vos''
Sabias palabras de mi viejo. No habla mucho de temas serios conmigo, pero de vez en cuando le sale el sabio interno y me hace pensar.

jueves, 20 de octubre de 2011

Justicia II

Buscamos la verdad, queremos explicaciones y luchamos por obtener justicia. No es un capricho de chicos, no es una excusa para faltar a clases, es una manera de hacer que nuestras voces se escuchen, de hacer el suficiente ruido para que quienes estén de acuerdo se unan a la causa y quienes son objeto de nuestras quejas den la cara y saquen la verdad a la luz de una buena vez. Hoy, encabezamos una lucha contra la hipocresía y la corrupción en una institución que amamos y respetamos: justicia por profesores despedidos sin motivo alguno, que se ganaron nuestro cariño y siempre nos apoyaron, justicia por lo que creemos correcto.

No queremos más tapujos, no queremos más huecos donde no debería haberlos, queremos solamente la verdad y la transparencia que ellos tanto se empeñan en decirnos que tenemos que tener, cuando ni siquiera dan la cara por todo lo que está sucediendo. A veces hay que hacer un poco de ruido para ser escuchado, y no le tenemos miedo a las repercusiones que podamos tener, porque no hay nada que puedan hacer para que paremos. Pueden expulsarnos, sí, pero se quedarían sin alumnos de nivel secundario, lo cual llevaría el establecimiento a su completa ruina al quedarse sin fondos, pero eso no les conviene, porque todo es por la plata. Plata que desaparece, porque se les paga mal a los profesores y no se tiene en cuenta nada de lo que pedimos para remodelar las instalaciones ''porque no hay más fondos'' pero, si no hay más fondos, ¿Cómo indemnizás a docentes con treinta años de trabajo en la institución? No me parece una excusa válida, porque acá la plata desaparece.

Hay muchas lagunas en todo esto, hay muchas cosas ocultas, y no nos esperábamos encontrar un acontecimiento de esta magnitud cuando nos involucramos en la causa: era porque nos parece injusto que despidan a nuestro director, que tanto apoyo nos dio durante su mandato, y que siempre se preocupó por nosotros, y a una profesora de primaria que yo, al menos, tuve la suerte de tener. Ahora no es solamente eso, se suman a los motivos de nuestra movida todos los problemas de dinero que el colegio dice presentar, pero que no figuran en sus cuentas bancarias. Se habla de vender el establecimiento pero, si eso se hace ¿Qué pasa con nosotros? ¿Qué pasa con los profesores? ¿A dónde vamos a ir? ¿Por qué tenemos que ceder ante autoridades que creen tener la razón en todo y utilizan la mentira y la hipocresía para llevar a cabo sus fines?
Desde que las autoridades del colegio cambiaron, empezó a haber baches en todo lo que respecta a la administración del colegio y de fondos. Son cosas que van más allá de nuestro alcance, que se nos van de las manos, pero creo que entre todos podemos llegar al ojo del tornado y desenmascarar a los encargados de todo esto.
No nos tenemos que callar, y tampoco vamos a hacerlo, vamos a seguir adelante con esto hasta recibir respuestas a todos nuestros interrogantes, y sé de buena fe que tenemos todo lo necesario para lograr lo que nos proponemos. Contamos con el apoyo de un montón de gente interesada en el tema, y no estamos pidiendo demasiado: solamente queremos saber la verdad.

sábado, 15 de octubre de 2011

Lágrimas.

Definitivamente odio no poder hacer todo lo que quiero, es algo que simplemente me frustra a tal punto de hacerme llorar. El tema es que soy de esas personas que lloran más por bronca que por otra cosa, y venía acumulando tantas cosas que una pequeñísima chispita hizo detonar la bomba de sentimientos que tenía guardados, los cuales, por supuesto, afloraron en forma de lágrimas. Se alejaron de mí lentamente todas las preocupaciones, mis broncas, el estrés, los sentimientos encontrados, lo que me hace daño.
Y fue genial.

jueves, 13 de octubre de 2011

Agujero Negro.

Tengo tanto amor acumulado sin tener nadie a quien dárselo que me resulta irritante el simple hecho de existir. Paré con las obsesiones, las adiccioneas, las idealizaciones y las ensoñaciones, y lo único que quedó en mi alma es un espacio ordenado entre mucho caos.... y es sumamente molesto. No sé si tengo ganas de llorar, de reirme, de cormerme terrible chocotorta o de salir a correr bajo la lluvia: lo único que sé es que no me gusta cómo estoy.  Estoy acostumbrada a mi desorden personal, a no saber qué carajo pasa a mi alrededor hasta que la realidad me golpea violentamente y me sacude cual terremoto, y ese espacio ordenado, deforme, ahí, en el medio de la nada, de todo el constante lío me molesta: interfiere con mi caos, me desequilibra. 
Es como un monje meditando en medio de un campo de batalla: no cuadra con todo lo que lo rodea, está demás, de sobra, como alguien que en vez de hacer pogo con el resto de los salvajes caóticos que lo rodean en un recital se sentara a tomar mate ¡Ridículo! Ese es el espacio de mí que me mantiene atada al suelo, que no me permite despegar, desplegar las alas y volar, que hace que caiga por mi propio peso, que quiere que siga una vida estructurada llena de cosas sin sentido que prefiero evitar, que deje de lado mis ideales y siga los suyos, porque sino voy a terminar lustrando zapatos en la peatonal, dice el único habitante del espacio, que tiene un loft con muebles de algarrobo y losa radiante. Pero yo no quiero eso, quiero mi caos de nuevo, quiero ser libre, y no me importa si termino viviendo abajo de un puente: quiero libertad. Se puede ser libre teniendo responsabilidades, no se necesita vivir en una carpita en el bosque y fumar marihuana para ser libre. La libertad es un estado al que solo se accede a través de la completa liberación de ataduras, llevando a cabo lo que uno quiere hacer, sin preocupaciones. Un estado al que vengo entrando y saliendo bastante seguido, hace bastante ya.
Sin embargo, no me veo como antes me veía, nuevamente me veo fuera de mí, como si mirara todo desde otra realidad mientras una suerte de clon actuara mecánicamente como un robot en mi lugar. El estrés, el trabajo duro y las noches sin descanso tienen su recompensa, y lo sé, pero a veces es más de lo que una persona medianamente en sus cabales puede soportar, y estoy al límite. 
Y, obviamente, además del hecho de que mi cabeza esté rodando por algún prado lejano y no donde debería estar, está esa sensación de agujero negro en el alma, que va absorbiendo poco a poco todo lo que me conforma, reduciéndome a menos que una sombra. Es patético: me veo en el espejo y no soporto mi imagen, hablo y las palabras que digo me suenan vacías, doy un paso y retrocedo dos ¿De nuevo? Mejor no pensar en esto y salir a vivir, me dirían, pero siento que no puedo, porque soy una persona sumamente obsesiva, y mi cabeza está todo el día ocupada en algo, siempre tengo algo que hacer, siempre ando de acá para allá, y no tengo tiempo para mí, no tengo tiempo para vos, no tengo tiempo para nadie.
Pensamientos incoherentes se suceden en mi cabeza, inconexos y desordenados, llegan sin que nadie los llame, y entonces me acuerdo de que hay mucho que corregir todavía, mucho que cambiar, demasiadas cosas para descubrir y cada vez menos tiempo. Necesito llorar, pero la ausencia de lágrimas está presente una vez más, y creo que no hay mucho más que decir además de esto, hasta que vuelve la lluvia de ideas. 
Lluvia como la que espero que regrese, para aclarar mi cabeza un poco y salir a ver lo hermosos que son los cielos grises atravesados por los altísimos edificios, lo lindos que se ven los paraguas de los peatones cuando se apelotonan en una vereda angosta para saltar un charco... y esperar que todas las ideas que revolotean por mi mente en este momento sean lavadas por la lluvia, de algún modo, y llevadas a algún lugar lejano, eliminando el agujero negro y dejándome en paz...

lunes, 10 de octubre de 2011

Everything you do is irresistible. Everything you do is simply kissable.




WHY
CAN'T I
BE 
YOU?

jueves, 6 de octubre de 2011

¡Por fin llueve! Hacía mucho que lo esperaba y, aunque muchos digan que es solamente agua, que les caga los planes o que hace que se les infle el pelo, yo no lo veo así. Cuando llueve me siento mejor, en este mismo momento puedo sentir cómo el agua que cae violentamente choca contra la pared a mi izquierda y me transmite su energía, cómo los truenos me llenan de ganas de salir a hacer algo, cualquier cosa. A diferencia de muchos, en lugar de deprimirme con la lluvia y quedarme todo el día lamentándome por lo que no puedo hacer, pienso en lo que sí puedo hacer, en lo que quiero y en que lo voy a conseguir.
Veo a la lluvia como una extraña manera de renovar esperanzas, y hasta siento cómo las gotas se llevan mis preocupaciones al tocar mi piel. Es hermoso. Ni hablar si llueve torrencialmente y estoy escuchando música sentada en el último asiento a la derecha del colectivo, con los pies apoyados en el cañito de la baranda. Es un poco raro, pero me trae un sentimiento de paz interior increíble, me encanta. Es como si las gotas de lluvia, de alguna manera extraña y retorcida, me conectaran conmigo misma, con esa pequeña partecita que se esconde en mi interior y a veces pide a gritos un poco de atención. Con esa partecita que ve la capítulos viejos de Gossip Girl solamente para recordar momentos, que relee los libros varias veces y encuentra siempre significados diferentes a las palabras frente a ella, que ama correr bajo la lluvia, con los auriculares puestos, o caminar por el campo en verano, donde el suelo, en lugar de emitir calor como en la ciudad, te refresca.
Es como si adentro de esta carcasa hubiera realmente una persona que sale solamente cuando llueve, que se esconde porque el mundo fue lo suficientemente cruel como para empujarla en una estampida y permitir que todos los demás le pisotearan los huesos y le rompieran el corazón. Esa personita que ama la pizza de ananá y las buenas películas románticas sumamente depresivas, que nunca la hacen llorar, pero que hacen que las lágrimas al menos se formen. Pero claro, la carcasa no las deja salir, porque ''llorar es de gente estúpida'' le dice, ''levantata, ponete un poco de delineador y salí a destruirlos antes de que te destruyan a vos'', y la personita lo hace, porque si lo dice la carcasa tiene que ser verdad, y ''si vos no los matás primero, te van a matar a vos, y no te quedan más vidas para malgarstar''. Tiene razón. Es obvio, es por algo que la carcasa no deja que la personita salga cuando quiera, le da un tiempito cuando llueve o se nubla, cuando hay tormenta, cuando va en la ruta de noche... pero no más que eso.
''Porque la lluvia disimula las lágrimas'', dice, y la personita la odia por tener razón.

lunes, 3 de octubre de 2011


What game shall we play today? How about the one where you don't get your way?

But even if you do...
that's OK.