jueves, 18 de agosto de 2011

¿Qué me pasó?

Llegué a un punto en el que pienso cosas vacías, sin sentido. 
Seamos sinceros, ya NO PIENSO. Me transformé en una especie de robotito que anda alborotado todo el día de acá para allá, sin siquiera tener cinco minutos para detenerse a ver lo lindo que está el día afuera de la ventana. Y es que entre tantas cosas que hago día a día, termino por perderme en una rutina interminable, sin tener tiempo siquiera para mí misma, sin poder pensar, sin poder vivir más allá de esa rutina. Estoy todo el día torturándome con lo que voy a tener que hacer el día siguiente, cómo voy a tener que repartir los tiempos para llegar a hacer todo lo que quiero y tengo que hacer, cuánto tiempo libre me queda y pensando en los planes para el fin de semana ¡BASTA! Mi mente está constantemente en actividad, cual alas de un colibrí.
Hoy llegué a esta muy acertada conclusión, tras ponerme a ver el historial de este blog, más específicamente, el de octubre de 2010, y empecé a preguntarme ¿Qué le pasó a esa chica? Basta con releer un par de entradas de esa época para darse cuenta. Me estoy transformando en una versión rota de mí misma.
Take me back to the start.

1 comentario: