miércoles, 3 de agosto de 2011

Mi fundamental problema a la hora de escribir es el tiempo. No dispongo del mismo, no estoy ni cinco minutos al día lo suficientemente tranquila como para sentarme y escribir algo coherente, y, sobre todas las cosas, tengo la suficiente capacidad de ideas y rapidez mental para escribir cinco renglones, releerlos y darme cuenta de que otro tema sería mejor, borro, empiezo de nuevo, y vuelvo a borrar. 

Lo prometo: me voy a poner las pilas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario