jueves, 23 de junio de 2011

Estaba dispuesta a terminar el trabajo prácico de Historia del Arte que tengo que entregar mañana, pero hay muy escasa información del tema, así que me dispuse a abrir la ventanita de Facebook que me había estado obligando a mantener cerrada para no distraerme (mi concentración dura muy poco, me aburro al toque y busco un escape) y me puse a ver fotos relativamente viejas. Me arrepiento de haberlo hecho, porque ya estaba bastante envenenada con una persona (a la cual está dedicada la entrada anterior) como para ver los comentarios y darme cuenta de lo falsa y mentirosa que es la gente. Es increíble como se puede querer tanto a alguien y despues empezar a acumular una cantidad inexplicable de odio por un solo acto que esta persona cometió. La confianza es lo que más rápido se pierde, y me duele acordarme de que en un momento pasamos buenos momentos, nos reíamos de todo, nos ayudábamos, nos contábamos todo ¿Para qué? ¿Para qué confié en vos? ¿Para que después me hagas esto? Uno suele valorar a las personas por sus acciones, y vos me demostraste que eras de una forma, cuando en realidad eras de otra muy diferente, andando entre las sombras, manipulando a las personas, mintiendo, siendo lo suficientemente hipócrita como para hacer que quisiera nunca haberte hablado. Volvería unos cuantos años atrás y desharía todo lo que me unía con vos, para después no decepcionarme así.
Pero la vida es rara, y por algún motivo te conocí, te consideré mi amigo, te valoré en su momento. Por algo habrá sido, a lo mejor para que finalmente aprendiera que gente con malas intenciones hay en todos lados, no es la primera vez que me pasa, no es la primera vez que me mienten ''por mi bien'', arruinando amistades y tirando por la borda todo. No se puede mentir por el bien de alguien, al menos no por el bien de una persona que odia tanto las mentiras.
Pienso en las posibilidades que hubiera tenido si vos nunca te hubieras metido en el medio, si nunca te hubieras interpuesto. Ahora confirmo que me mentías, pero ¿Y al otro lado? ¿También le mentías a lo que podríamos bien llamar la otra isla? A lo mejor creías que me estabas ayudando a construír un puente, pero en realidad lo destruías, por cada tabla que agregaba, vos destruías dos, y yo, como confiaba en vos, nunca me daba cuenta, y creía que estaba todo bien, que la culpa era siempre de los otros, que no podía confiar en nadie, pero te tenía a vos, así que te creía. Para mí era imposible que me mintieras, era algo que creí que no iba con  vos, que eras mejor persona. Me equivoqué, y mientras yo creía que a todo lo hacías desinteresadamente, como un buen amigo haría, me enteré de que en realidad manipulabas todo y, lejos de ayudarme, me alejabas de mis metas. Ya pasó mucho tiempo de esto, y una mentira (o unas cuantas) que vienen desde diciembre, terminaron por salir a la luz recién ahora. Casi siete meses creyendote ¡Qué pérdida de tiempo!
Nótese que con esto destruíste todas mis posibilidades, como bien diría NTVG, quiero solamente una cosa:
" Que saltes al vacío y que no vuelvas nunca, y que toda la vida te mate la culpa de haberme robado una parte del alma".
Eso hiciste, justamente ¿No te parece?

No hay comentarios:

Publicar un comentario