viernes, 27 de mayo de 2011

Felicidad.

Es TU culpa si no estás felíz ¿Sabés por qué? Porque sos el dueño de tu vida, hacés con ella lo que quieras, y podés elegir entre tomarte las cosas a la ligera o nunca dejarlas pasar. Y, sí, es fácil andar en cualquiera ¡Como si uno quisiera jamás recordar! Recordar-olvidar-recordar-olvidar ¿QUÉ? Imparable, imposible de frenar. Caés, caés, caés y FLAP, contra el piso otra vez ¿Tu problema? Sí, todo tuyo, porque no te aprendiste a levantar, porque te dejaste caer en un pozo tan hondo que ahora es difícil escapar, y ahora pretendés que nos hundamos con vos, NO, no funciona así. En mi mundo, ya aprendí a ser feliz, sin nadie a mi lado, sin un camino definido por seguir, me gustan las sorpresas, y a pesar de los contratiempos, siempre se vuelve a empezar ¿Renacer o perecer? Hacé lo que quieras, total, vivís a tu manera (comosialguientepudieraayudar). Atípica, ser atípica no está mal, es lo que me lleva a la felicidad, a encontrar, perder y volver a encontrar, al olvidarme de todo lo demás y seguir como si nada estuviera mal, ¡Porque nada lo está, no puedo pedir más! Decido desafiar, no correr ni escapar, enfrentarme a todo y no dejarme estar. Con un par de consejos podés 'mejorar' (ahora es un sinónimo de estereotipar), pero ser distinto no está mal. 
Ya aprendí a levantarme, a seguir adelante, a volar a otra galaxia, a errar y a volverlo a intentar ¿Qué más me puede faltar? Nada, a esto se lo denomina plena felicidad.

No hay comentarios:

Publicar un comentario