jueves, 21 de abril de 2011


Siendo una persona tan independiente, tan obsesionada por la libertad, se llega a tener un sentimiento de soledad inconsolable aunque estés entre una multitud de personas que se encuentran en la misma situacion que vos. No importa qué hagas, llegan esos recuerdos en mitad de la noche, te despertás alterada y te querés dar la cara contra la pared, pero no recordás qué soñaste. Obviamente era algo malo, sino no te hubieras despertado así. No le das importancia y te volvés a dormir, al día siguiente, tenés el presentimiento de que algo malo va a pasar, y así pasan días, semanas, meses, y vos seguís esperando que algo pase, pero ¿Qué? ¿Qué es lo que tiene que pasar?

No hay comentarios:

Publicar un comentario