jueves, 21 de abril de 2011

No le pidas peras al olmo.

No me pidas que me calme, que escuche y sea sensata, porque no puedo, no tengo motivos para estar bien en este momento, es obvio que las cosas no me salen como quiero, y se me van las cosas de las manos. De todos modos ya ni siquiera importa, ni eso ni nada, no podemos pretender que todo está bien y seguir caminando, dejando cabos sueltos a lo largo de nuestras vidas. Es muy fácil hacer de cuenta que no pasa nada, dar media vuelta y arrancar, dejando todo de lado, pero se complica cuando realmente querés afrontar la realidad. Sinceramente, me cuesta entender que puedo llegar a ser tan estúpida como para llegar a este punto, obviamente no es la primera vez que me pasa, soy de tropezar con la misma piedra dos veces, pero detesto seguir estancada en lo mismo. Pasan los días, las semanas, los meses, y lo único que voy dejando es un camino de caos y eventos desafortunados. Quisiera poder volver el tiempo atrás e ignorar todo, empezar de nuevo desde cero, sin errores, a lo mejor así la decepción no sería parte de mi día a día, no me costaría tanto concentrarme ¿Quién sabe? La verdad es que no puedo volver atrás y no vale la pena seguir pensando en el what if, quisiera poder decir que todo es real, pero no se puede, la vida es un cincuenta cincuenta, y si al cien por ciento lo ponés vos, no vale la pena. Me gustaría poder afirmar que las cosas están bien, tener pruebas de ellos, ir a juicio y ganar, pero sinceramente, si no me puedo convencer a mí misma de ello, menos voy a poder convencer a un juez. Cuesta mucho reconocer la verdad, pero es lo mejor que se puede hacer, y la realidad está basada en hechos buenos y malos, generalmente, al menos en mi caso, las cosas buenas no forman parte de mi rutina, al menos no si hablamos de personas.
Son más los que me decepcionan que los que me hacen enorgullecerme de conocerlos, que sociedad tan patética, que gente patética ¿Por qué el plural? Vos sos patético y punto, no vale la pena culpar a todo el mundo de esto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario