martes, 1 de marzo de 2011

Ya te extraño, Miami.

Qué linda ciudad, sinceramente (con gente muy rara, debo aclarar, del tipo de personas que salen a caminar a las diez de la noche en bikini por Ocean Drive, o pasean lémures con correas y pañales, lo cual me pareció un tremendo caso de maltrato animal, pero ¿Qué iba a hacer yo en ese momento? Si le decia algo a ese tipo posiblemente sacaba una nueve milímetros y me cagaba a tiros por metida...), volví ayer, pero ya la extraño. Era realmente hermoso levantarse y ver el mar, salir a dar paseos nocturnos con todas esas luces brillantes en la lejanía, pasar tanto tiempo con mis amigas y no tener ninguna preocupación además de pasarla bien y disfrutar de cada momento. Cómo me gustaría volver a esa ciudad, como me gustaría volver a disfrutar de cada momento allá.

1 comentario:

  1. Envidia!
    Pero me alegro que lo hayas pasado tan bien... y sí justamente cuando lo pasas lindo queres volver!

    Que andes bien y bienvenida de vuelta!

    ResponderEliminar