martes, 29 de marzo de 2011

Disconforme.

Creo que es una de las palabras que mas describe mi forma de pensar sobre el noventa porciento de las cosas que veo a diario, es así de corta: no me gusta nada. La realidad es que creo que la sociedad se está sumiendo en un estado de mediocridad inevitable, y, si bien "la felicidad está en las pequeñas cosas" un poco de esfuerzo no viene mal, me refiero a que, hoy en día, poco importan los detalles y todo está hecho cada vez más así nomás. Se deja todo librado al azar, sin motivos, siendo que las cosas se pueden mejorar. No pido perfección, no existe tal cosa, pero si no se nos exige, no mejoramos ¿Me equivoco? Estar disconforme no significa que sos negativo (un poco-bastante negativa, soy, pero ese no es el caso), sino que simplemente le pedís más a los demás, no por nada en especial, sino porque querés mejorar el mundo, estar disconforme no es siempre algo malo, porque ese disconformismo hacia lo que te rodea, te lleva a mejorarlo y a exigirle más a los demás, a pedirles, indirectamente, que te ayuden a mejorar el mundo. Veámoslo desde otra perspectiva, tomando un ejemplo diario: Greenpeace está disconforme con el estado del medio ambiente en la actualidad, por lo que organiza campañas y protestas, si bien no siempre terminan bien (varios de sus activistas fueron encarcelados en numerosas veces por defender al medio ambiente en todas partes del mundo), luchan por conseguir algo, por una causa común, que nos ayuda a nosotros, a ellos y a todos ¿Se entiende? Su disconformidad los lleva a hacer algo bueno con el mundo, así que no se vengan a quejar conmigo, que nunca me viene bien nada, las cosas que no me vienen bien son las que están hechas a medias, las personas que no me gustan alrededor son aquellas que no luchan por sus ideales, que critican pero no hacen nada, las acciones que no acepto son aquellas que se basan en malas intenciones, y si todo esto me convierte en una persona insoportablemente negativa a su parecer, entonces, lo soy.

No hay comentarios:

Publicar un comentario