domingo, 13 de febrero de 2011

Nuevos Caminos/ Destino Incierto.

Voy a tomar el viaje que estoy emprendiendo como una nueva oportunidad para volver a comenzar. Desde el momento en el que ponga un pie en ese avión, dejo atrás todo lo que me viene atormentando, aquellas personas e ideas que me sacan el sueño, aquellos sueños rotos y falsas esperanzas. Así, me asomo por una ventana hacia lo desconocido, hacia un destino no planificado, lleno de nuevos ideales y descubrimientos, atisbo por la ventana, y decido seguir. Quedan atrás todas aquellas cosas que me hacen mal, todas esas promesas que no llegaron a cumplirse, esas palabras vacías que resuenan en mi mente día tras día, con un eco incesante, un sonido insoportable, creado simplemente para torturarme y hacerme creer en lo imposible.
De este lado del continente quedás vos, con todas tus seguidoras, arrancando suspiros como nunca, viviendo tu vida, sin importarte nada, sin límites, como siempre. No veo la hora de que finalmente caigas en la realidad y te des cuenta de lo solo que estás al no tener a nadie que te quiera realmente, porque sos incapaz de querer, ahí vas a venir a buscar ayuda, pero yo voy a estar demasiado lejos. Del otro lado, voy a estar yo, superando todo y olvidando lo que me perjudica, dejando atrás esos esbozos de sonrisa al leer cada mensaje, cada palabras, para abrirme paso entre la multitud y terminar con todo lo que comencé, cumplir metas, realizar sueños, y comenzar de nuevo, sin vos.
Así que tomo este viaje como una nueva oportunidad para arreglar lo que hice mal, una nueva bifurcación en el camino de mi vida, algo que puedo elegir tomar o dejar. Decido tomar cada oportunidad que tenga, y dejar todo el resto atrás, que me sigan los que puedan, y lo que no, que se queden atrás con su mala onda, sus ganas de perjudicarme, sus vibras negativas. Quémense solos, que tengo demasiadas cosas en las que pensar como para preocuparme por personas que no merecen mi preocupación.
Así, sin más, me despido hasta dentro de quince días, les deseo lo mejor a aquellos que se lo merezcan (que ya se darán cuenta de quienes son), y el resto... bueno, el resto simplemente va a tener lo que merece, no soy de tomar justicia por mano propia salvo en casos mu extremos así que no esperen que cobre venganza ahora mismo, pero cuando menos se lo esperen, podrían llegar a tener un pequeño recuerdito mío. (Es increíble cómo esto pasó de ser una despedida a un aviso de peligro para aquellos que intenten perjudicarme de hoy en más, pero así de loca es la vida, así de loca estoy). No se tomen nada personal, porque simplemente estoy generalizando un pensamiento, pero si se sienten tocados, será por algo ¿No?

sábado, 12 de febrero de 2011

Coldplay

Por un motivo que desconosco, esta banda en particular (una de mis favoritas, debo decir) hace temas que me llevan a la depresión en segundos, en cualquier momento. No sé si es la voz melancólica de Chris Martin o el hecho de que las letras realmente me llegan. ¿Un ejemplo? No soy de llorar por películas (salvo The Last Song, que me causó un agujero en el corazón porque me siento parecida a Ronnie, respecto a mi carácter), canciones o libros (nuevamente, a excepción de The Last Song), pero hubo una época en la que cada vez que escuchaba Yellow lloraba desconsoladamente, sin ningún motivo aparente. Supongo que canalizaba todo llorando con esa canción, me ponía realmente mal, y sentía una especie de fuego que me quemaba tanto la garganta como el corazón, y me impedía hablar, porque más que palabras, emitía soniditos entrecortados e imposibles de entender. Otra cosa bastante curiosa que me pasa con Coldplay es que me gusta desde siempre (y lo digo literalmente) cuando tenía unos cinco o seis años, mi mamá ponía siempre música en mi casa, de todo tipo, principalmente rock, y uno de los CD que más me gustaban a mí era un compilado con varias canciones de Coldplay, y siempre le pedía que pusiera ese porque me gustaban esas canciones (a todo esto me lo contó ella, porque no recuerdo casi nada de mi infancia, es como si mi mente fuera eliminando recuerdos con el paso del tiempo). Y bueno, cuando tocaron en febrero del año pasado, me quise matar por no poder ir, estaba realmente muy mal, porque no sabía cuándo iba a tener la oportunidad de nuevo, lo único que me queda ahora es esperar a que vuelvan a salir de gira y rezar para que vengan a Argentina de nuevo, así puedo ir, no me importa si tengo que ir sola o no salir durante un año para pagarme la entrada con mi propia plata, lo haría si eso me garantizara un lugar en ese espectáculo.
Es increíble cómo una canción, o en este caso, un grupo musical, te puede hacer sentir tantas cosas al mismo tiempo.

martes, 8 de febrero de 2011


You don't deserve a point of view, if the only thing you see is YOU.

lunes, 7 de febrero de 2011

Tan Poco.


Me cuesta pensar que en Noviembre de 2009 estaba averiguando precios, yendo de empresa en empresa, revisando itinerarios y debatiendo con mi familia, porque cada uno quería algo diferente. A mi no me importaba nada más que pasarla bien con mis amigas y conocer Miami, con eso estaba completa, era todo lo que podía pedir. Ahora falta una semana, y no lo puedo creer. Voy a estar ahí, voy a pisar tierra norteamericana, voy a hablar con un yankee (una meta que me propuse) y voy a comprar de todo. Cuando llegue acá, les puedo asegurar que voy a tener toda la cultura norteamericana que pueda haber absorvido, mientras esté de viaje voy a ser una esponja, y no me pienso perder ni siquiera un detallito, me quiero acordar de todo, quiero tener los recuerdos grabados a fuego en mi mente para siempre.
WDW, allá voy.


sábado, 5 de febrero de 2011

Estoy teniendo un debate bastante interesante con mi orgullo. Es raro, porque ninguno de los dos quiere ceder, y mientras me repite 'Dale, Lara, olvidate y salí con todas las locas descontroladas de tus amigas' yo le digo que no, que quiero todo, y que mi apuesta es doble. Y sí, a lo mejor lo que Orgullo pretende es alejarme de lo que me hace mal, dirigirme al camino indicado, para que deje de estancarme de una buena vez y elija lo que es bueno para mí en vez de ir siempre por el camino equivocado. Pero a lo mejor a eso estoy destinada, a vivir en un mundo plagado de equivocaciones, decisiones erróneas, tiempo desperdiciado y decepciones infinitas, así es mi vida, así viene siendo, y Orgullo me avisó sobre esto, me dio mil señales, y las ignoré a todas. Ahora, me dice que no vaya a donde quiero ir, que me voy a arrepentir, que va a ser para amargarme nomás, que voy a volver a mi casa queriendo destruír algo, arrancarme el corazón y meterlo en una jaula para, posteriormente, mandarlo a mi bóveda en Gringotts, como ya dije antes. No puedo culpar a nadie salvo a mí misma por todo esto, porque sigo siendo la misma loca que no le hace caso a nadie, ni siquiera a sí misma. Orgullo, lamento decirte que más allá de todas tus señales, te voy a seguir ignorando por un tiempo, porque en su momento te hice caso y me salieron las cosas mal. Quién sabe, a lo mejor así las cosas son mejores, a lo mejor esto es lo que llamamos Karma.

viernes, 4 de febrero de 2011

Quince

Fue una locura, bueno, es, el día todavía no termina. Todo empezó a las once de la noche del 3/2/11, resulta que mis amigos se juntaron para ir a graffitearme la calle, creyendo que no sabía nada, pero hubo varios indicios de lo que estaban tramando, y cuando se trata de sorpresas, no suelo ser de las que se dejan sorprender, porque soy tan curiosa que termino haciendo investigaciones como pueda, no me gusta ser tan curiosa, pero por lo menos eso me lleva a descubrir cosas nuevas. La cuestión es que a las once me asomo por la ventana de la cocina y veo a más o menos unas treinta personas agitando aerosoles ¿Quiénes eran? Sí, ellos, mis amigos del alma. Esperé hasta las doce, cuando tocaron el timbre (y espero que no lo hayan quemado), el ruido que venía de la calle era impresionante, todos deseándome un feliz cumpleaños, no esperaba que fueran tantos, sabía que iban a venir, pero no sabía quiénes, y me sorprendió ver que tanta gente había aparecido. Bajé, abrí la puerta y se vinieron encima de las rejas del edificio. A la primera que abracé fue a mi hermana del alma, mi mejor amiga desde hace doce años, la mejor de todas con sus defectos y virtudes, la que organizó todo, después de eso, ya no me acuerdo a quién más abracé, pero estaba en un tumulto de gente que me quería y eso me hizo feliz. No faltaba nadie. Me despeinaron a tal punto que parecía que tenía rastas (¿Tienen una idea de lo que cuesta desenredar rulos?), y cuando creí que ya estaba todo tranquilo, me agarraron Marcos y Lucas y me tiraron en un volquete, que gracias a Dios estaba casi vacío. Cuando salí del volquete ayudada por mis amigas, casi me caigo (y podría haberme desnucado con el cordón de la vereda de no ser por ellas), y mientras me quejaba por el olor asqueroso a basura que tenía, me cayó una lluvia de harina encima. Sí, mi mejor amiga me dejó hecha un desastre, parecía un fantasma, y para el colmo la harina me causó una reacción alérgica en la piel de la cara. Mientras me intentaba sacar la harina de la cara y el pelo fui abrazando a medio mundo, por lo que no sólo yo quedé llena de harina, sino que todos a mi alrededor quedaron en un estado similar. Estaba todo bien, hasta que llegó la policía. Al parecer se habían quejado del edificio de enfrente (exagerando la situación, obviamente), aunque los policías no hicieron nada, no podían hacer nada, porque ya es casi una tradición escribirle la calle a las quinceañeras (aunque mis amigos se zarparon y escribieron todo lo que estaba a su paso, tal vez personas también), pero es lo que pasa cuando se escuchan semejantes gritos en pleno centro. Después de todo eso, vi el graffiti, enorme, rojo y blanco, ocupando toda la esquina, partes de la vereda, la senda peatonal, y hasta vi un árbol con mi nombre, caóticamente hermoso, un desastre con todos los nombres desorganizados, nombres de las bandas que escucho mal escritos, recuerdos inolvidables plasmados con aerosol en el cemento, todo era tan hermoso. Algunos se fueron más tarde, otros más temprano, pero todos quedaron plasmados en mi mente, si me preguntan les podría decir exactamente qué tenía puesto cada uno de los que aparecieron ayer. Hicieron lo mejor que podrían haber hecho, además de dejar una marca de cuánto me quieren en la ciudad, me escribieron una carta. Nada más ni nada menos que cuatro páginas de mensajes de las mejores personas del mundo, con recuerdos inolvidables, palabras poderosas que quedaron grabadas con fuego en mi memoria, nunca me voy a olvidar de todo lo sucedido anoche. A todo eso se le sumaron las (por el momento) 90 felicitaciones en Facebook (sin exagerar), los que me mandaron mails, los que me hablaron por messenger, me mandaron mensajes, me llamaron, me felicitaron en persona, hubo felicitaciones para todos los gustos, y la más original fue la de una amiga fanática de la tecnología, que editó una foto en la que estoy yo, le agregó un signo de la paz y fotos de todos mis ídolos en un tamaño pequeñísimo, sé que se quedó ciega haciendo todo eso, pero valió la pena, porque le quedó divino.

No faltó nada, ahora sé cómo se sienten los indigentes al entrar en un volquete, me convertí en torta por un momento, como Cruella en 102 Dálmatas, un par casi me descolocan el tabique cuando me abrazaron, los vecinos me van a sacrificar si tienen la oportunidad, y me hicieron la tarjeta más linda del mundo.
Lo único que me falta para completarla es pasar y terminar el día con ellos, disfrutar del sol, de la pileta, de este verano que ya está por terminar, y, más que nada, de la compañía de los mejores amigos que el destino pudo haber puesto en mi camino. Nos espera un día bastante loco, una noche única y muchas risas.
Gracias a todos, a los de teatro, a los del colegio, a los que están siempre, a los que viven lejos, a los que desaparecieron, a los que no conozco en persona, a los que sí conozco, a los que me tienen bronca y me felicitaron por no quedar mal, a todo el mundo que se dedicó a decirme por lo menos un breve 'feliz cumpleaños' a secas, porque me alegraron, y mucho.
He aquí el regalo más original. Mi foto no es la más favorable, lo más importante es todo el trabajo que se tomó para hacer esa foto ¿Tienen una idea de lo que debe haber tardado en cortar todas las fotitos? No faltó nada, estoy completa.

jueves, 3 de febrero de 2011

Rompamos Reglas

Eso me vendría bien en este momento, eso tengo ganas de hacer, salir a volar la ciudad en mil pedazos, subir al techo de la torre más alta de la ciudad y gritarle al mundo mil cosas, correr por la calle con un megáfono esparciendo mis ideales, diciéndole a todo que no tienen por qué ser lo que la sociedad espera que sean, sino que deberían preocuparse por lo que ellos quieren ser, desestabilizar estándares, romper reglas, destruir a cualquiera que prejuzgue y ser libres, simplemente libres.
Un simple deseo que me llena de ilusión con sólo pensarlo: LIBERTAD.
Ser lo que quieras ser, hacer lo que sea que quieras hacer, escuchar lo te gusta, decir lo que tengas ganas, correr libre por una ciudad sin reglas, sobrevolar los océanos con alas hechas de pura imaginación sin límites, saltar las vallas, tirar abajo las puertas, romper cerraduras, hackear sistemas completos, y reirte muy fuerte en la cara de todos aquéllos que creyeron que era imposible que lograras lo que querías, que nunca ibas a poder ser libre, que los barrotes de la jaula que te contenía eran demasiado sólidos para vos, que no los ibas a poder romper, pero con tu infinita paciencia lo lograste, y ahora querés desafiar a todo aquél que quiera llevarte la contra a superarte.
Basta del típico 'que sea lo que Dios quiera', a tu destino lo hacés VOS.