viernes, 21 de enero de 2011

A veces se pierde, a veces se gana.


Y a veces vas en una montaña rusa llena de emociones, de batallas ganadas y perdidas, a una velocidad impresionante, incontrolable. Cuando creés que vas a caer, que no vas a soportar tanto, llega tu cable a Tierra para llenarte de esperanza y ganas de seguir, entonces te resulta imposible rendirte, porque para tener todo lo que querés tenés que seguir adelante. Querés todo, pero necesitás sólo una cosa, y tu ambición te obliga a seguir hasta que tengas todo lo que querés, a no rendirte aunque las cosas se pongan feas, aunque las situaciones sean complicadas, aunque haya problemas que llegan de todas partes para intentar tirarte abajo. Te atan, pero vos te desatás y les demostrás a todos que nada te va a frenar, que, a pesar de parecer tan frágil, vas a seguir luchando, que no importa lo que pase, todo tiene solución, y no vas a abandonar a esta altura. Si no tenés todo ahora, lo vas a tener con el tiempo, sos paciente y vas a esperar a que lleguen las oportunidades, para aprovecharlas, para tirar abajo las murallas que construyeron para mantenerte en tu lugar. Vas a esperar, vas a ganar y vas a perder pero al final vas a tener todo lo que querés, porque podés contra todos ellos, sos vos contra el mundo.

2 comentarios:

  1. Me encantó.
    "...porque podés contra todos ellos, sos vos contra el mundo."

    ResponderEliminar
  2. Hay que tener confianza en uno mismo... creo!
    Bezitozz Lara

    ResponderEliminar