jueves, 20 de enero de 2011

Todo mal.

Ok, cuando las cosas vienen viento en popa siempre va a haber algo que lo arruine, eso es aceptable, es soportable, el problema es que a veces llega todo junto y te querés matar. Me desperté del mejor humor posible, porque no tuve una de las mejores noches de mi vida, no dormí nada, hasta ahora sigo estando mal, y lamento decir que lo último que recuerdo de anoche son las lágrimas que caían por mi rostro. Me pasa de todo, y lo peor es que me siento totalmente idiota por no poder hacer nada al respecto, porque esta sensación de vacío no se va. Ahora, a todo esto se le suma que extraño mucho a alguien que ya no está, no la extrañé en mucho tiempo, convenciéndome de que está mejor allá que acá, y es la verdad, sufrió durante casi un año, hasta que su cuerpo ya no soportó más, en sus últimos días ya deliraba. No me gustaba ir a verla, desde chica le tengo aversión a los sanatorios, no me gustan, tanta gente mal al mismo tiempo, en un mismo lugar me hace daño. Hoy, reviviendo las épocas de juventud de mi abuelo con él, al cual le pedí que me contara anécdotas de su vida, me acordé de ella y de todo lo que la quise y sigo queriendo, todo lo que hizo por mí, desde jugar conmigo hasta enseñarme un montón de cosas y escucharme siempre, hoy, la extraño más de lo que siempre la extrañé, y me siento una idiota por no poder hacer nada al respecto, porque ya no está acá, y lamentablemente no me queda otra que aceptarlo y seguir adelante. Pero no quiero seguir adelante, quiero que vuelva, quiero volver a hablar con ella, a pasar las tardes juntas como lo hacíamos antos. Los sentimientos reprimidos durante años me piden a gritos salir, y no puedo ignorarlos, no estoy bien, y todo lo que llevé fácilmente durante años ahora se me complica.
A esto se le suman un montón de cosas más, que me hacen querer llorar, pero no puedo. Siempre aguantando el llanto yo, ¿no? Pero no puedo dejar que mi abuelo me vea así, porque se preocupa muchísimo, y no quiero que él también esté mal.
Quisiera poder cambiar tantas cosas, pero es simplemente imposible, hasta para aquellos que, como yo, dicen que no hay cosas imposibles, y que la suficiente dosis de esfuerzo y fortaleza puede mover montañas.

2 comentarios:

  1. Creo que en esta situación no hay que aguantar y hay que dejarse caer, soltarse un poco y largar todo lo que nos guardamos. Bueno, te entiendo muchísimo, y sabés que acá tenés un hombro por si lo necesitas, y una mente de oveja por si querés hablar.

    ResponderEliminar
  2. Es entendible, Laru!
    Muchas veces acumulamos cosas y tarde o temprano explotamos!
    Hay que saber manejarlo y tratar de sobrellevarlo!

    ResponderEliminar