domingo, 12 de diciembre de 2010

Una vez, estaba viendo un documental sobre escritores latinoamericanos con mi tío. En un momento, aparece en la pantalla un hombre cuyo nombre no recuerdo, y dice: "Una vez, le entregué un manuscrito de un cuento corto que estaba por terminar a mi mentor, para que me dijera cómo estaba quedando y me orientara un poco más. Leyó los primeros dos renglones y me miró severamente por encima de la hoja, y me dijo 'Antes de entregarlo, tenés que aprender a escribir', como no entendí a qué se refería, porque yo, obviamente, sí sabía escribir, se lo pregunté, y me respondió lo siguiente '¿Por qué ponés 'por el sendero venía andando un viejecillo' en vez de 'por el camino andaba un viejito'?'. No le pregunté nada más, y me fui, porque si le seguía preguntando, iba a seguir remarcándome lo desastroso de mi escritura''.
No me pregunten cómo, después de tanto tiempo, me acuerdo las palabras de ese hombre, no sé quién es, o quién era el mentor, pero me acuerdo de haber visto ese documental una tarde con mi tío, y anoche soñé con eso.
Mi mente inquieta me mantuvo pensando, como siempre, incapaz de permitirme dormir un rato más, y reafirmé una idea que tengo hace bastante tiempo: generalmente, las personas que se consideran a sí mismas escritoras, proclaman sus hazañas con palabras incomprensibles y carentes de sentidos, que están ahí para llenar el vacío de sus palabras. Conozco a un par que son así, y creo que eso se debe, principalmente, a que quieren tener aires de grandeza por algo que no dominan, porque, obviamente, para poder escribir algo que transmita un sentimiento, que inspire, que sirva, tenés que tener una mínima idea de lo que estás haciendo. Estas personas, directamente se sientan y empiezan a escribir cosas que ni ellos entienden, proclamando ideas que no son suyas, adornándolas con un par de palabras por acá, un punto y coma por allá, y creyendo que en sus manos tienen una obra maestra, cuando, en realidad, cualquier ser pensante que lea eso se queda sorprendido por la ignorancia de quien lo escribió, y le dan ganas de romperle la nuca con un yunque. Eso me pasa bastante seguido últimamente, porque descubrí que muchos se creen Borges y todavía no aprendieron a armar oraciones coherentes.

1 comentario:

  1. Vos sabes que pasa seguido!
    Y la verdad es que hay que ser bueno escribiendo y hay que escribir lindo, transmitir algo, y ver cómo lo transmitís! Porqué siempre hay autores que no transmiten nada y que escriben muy mal!

    Bezitozz

    ResponderEliminar