martes, 21 de diciembre de 2010

Ok, se me acaba de ocurrir un posible destino bastante catastrófico para mí misma y cualquiera que disfrute del arte de las letras: ¿Qué pasaría si un día mi imaginación muere, me quedo sin palabras, caigo en la repetición de prosas vacías? La idea se me ocurrió porque creo que voy directamente a eso, es un cambio que está empezando ¿No les parece que muchas entradas están basadas en ideas similares a entradas publicadas con anterioridad? Intenté buscarle una respuesta, y creo que se debe a que escribo sobre lo que me pasa, mis broncas, por así decirlo, mis puntos de vista, y esas son cosas que no cambian de un día para el otro... Hoy odio las mismas cosas que ayer y veo el mundo a mi manera, al igual que la semana pasada, y, sentada en este sillón, veo el mismo árbol de todos los días por la ventana, y escucho los ruidos de los autos que pasan por la calle, como siempre, veo las lucesitas navideñas en los balcones circundantes, esucho el traqueteo del ventilador de techo y los incesantes golpecitos histéricos en el teclado, además de la radio en la habitación de mi abuelo. Definitivamente, todo esto es bastante rutinario, cada día lo mismo, lo que cambia mi forma de ver el mundo, lo que escribo, son las experiencias. Por eso, justamente, llegué a la conclusión de que es imposible que a una persona se le sequen las ideas, se le agote la imaginación, se quede sin palabras, porque por más veces que pases por lo mismo, siempre vas a tener una forma diferente de verlo, diferente del día anterior, y aunque sientas lo mismo, esos sentimientos van a estar acompañados de un inexplicable je ne sais quois, algo que va variando con el tiempo, con las experiencias por las que pasás. La inspiración sigue viniendo de las mismas fuentes, por eso todo tiene una raiz bastante similar, pero nunca vas a poder parar la fluidez de tus pensamientos, la manera en que las ideas brotan de tu mente y piden ser expresadas de algún modo (en mi caso, de este modo, con las letras), jamás vas a poder quedarte sin palabras, porque palabras sobran, y, si hay algo que siempre vas a tener, va a ser una oportunidad para expresarte, entonces va a ser como un círculo: se forman ideas nuevas, las expresás y ya se están formando otras listas para ser catapultadas a la sociedad.
Qué lindo es saber que algunas cosas son infinitas.

2 comentarios:

  1. Entonces no tenés nada que temer. Fijate que vos misma decís que uno "jamás se va a quedar sin palabras, porque sobran, y tenemos oportunidades de expresarnos". En mi caso dejo que las ideas fluyan. Mi blog no sigue una temática, es sólo un reflejo de mi mismo y de lo que siento. Un día puedo escribir que el cielo es muy azul y hay muchas nubes, al siguiente puedo compartir una canción que me gusta, al otro puedo poner una canción, al siguiente tal vez tenga un momento de inspiración, e invente historias flasheras, y así. Es como vos decís; algunas cosas son infinitas, y para mi la imaginación lo es.

    ResponderEliminar
  2. Sí, no?
    También tenes que ver con qué te inspiras.
    Porque por ejemplo yo este año me he inspirado muchas veces en las clases de la facu con los temas que se hablan en los teoricos, también estudiando de los apuntes de alguna materia leí alguna frase que me quedo y hable de eso en el blog, viendo a la gente se te ocurren muchas cosas también, viendo series, pelis, etc. también.
    Las fuentes de inspiración son muchas y hay veces que te viene de la nada cuando te estas rascando la cabeza.
    Así que sí, yo también quiero creer que es algo infinito y que nunca se nos acaba!

    ResponderEliminar