viernes, 3 de diciembre de 2010

En desacuerdo.


Ciertamente, dudo que quieran ser todo lo que dicen: confunden revolución con capricho, y el deseo de ser libre con la ignorancia del prójimo. No me parece bien, y estoy en desacuerdo con esa idea, con esos ideales tan estúpidos como quienes los siguen, que dan tres pasos adelante y cuatro para atrás, viviendo en retroceso, incapaces de avanzar. Diganme individualista, pero esto de los grupos no me va, prefiero seguir mi camino y no vivir en la ignorancia total como muchos otros, que creen que ignorando la realidad pueden sumirse en un mundo de paz. En realidad, sí, pueden, pero esos es bastante efímero, y viviendo con ese tipo de ideales lo único que logran es dejar de lado cosas y personas que valen la pena, viajando cada vez más constantemente a un mundo imaginario donde el fin justifica los medios, sus caprichos.
Gente de este tipo, tan necia, llena el mundo de una manera inexplicable, no sé de dónde salen tantos o por qué piensan que su manera de ver el mundo está bien, aunque, llegados a este punto, no hay maneras ni buenas ni malas de ver el mundo o la vida, todo depende de nuestra perspectiva, pero sí hay buenas y malas acciones que realizamos a lo largo de nuestras vidas, y eso define nuestro carácter y la manera en la que afrontamos las situaciones que el destino nos imparte, además de influir en lo que las personas piensan de nosotros.
Lo que hacemos y pensamos es lo que somos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario