viernes, 12 de noviembre de 2010

¿Qué te pasó?


No sé si vos cambiaste, o si yo cambié, pero alguno de los dos va mal. Creo que, si ahora soy capaz de notar este cambio en vos, es porque en algo mejoré desde Abril hasta ahora, o que vos empeoraste, o (lo que en este momento más temo) es que hayas sido siempre la misma persona, solamente que yo nunca te conocí bien, a lo mejor ahora entraste en confianza, eso está bien, pero no estoy segura de que sea bueno ese cambio, creo que te prefería cuando estabas más alejado de la gente como la que ahora te comportás. Puede ser que sea todo una muestra de esnobismo implacable e inexplicable, pero no cabe duda que cambiaste. También puede ser que hayas sido siempre el mismo, y que yo hubiera estado en la misma situación que vos, hubieramos tenido una personalidad parecida, y eso hubiera hecho que no reconociera esas actitudes tuyas, porque yo tenía las mismas y, después de todo, las aceptaba. Llegaste a convertirte en un egocéntrico, un presumido, insoportable, sos igual a ella, a esa que tanto te apegaste. A mí ella no me importa, no la considero una mala persona, pero es insoportable a veces, y, por ende, vos también. No sé por que se te dio eso de subirte al caballo, a lo mejor crees que es graciosa esa actitud tan petulante, esnobista, engreída, arrogante, y la lista sigue, pero, en realidad, solamente quedás como un idiota. En el momento en que nos dejamos de hablar, fue cuando me di cuenta que tu actitud era patética, desastrosa, horrible. Ahí fue cuando noté el cambio, pasamos de hablar todos los días a ni siquiera saludarnos, y me pareció horrible, porque te consideraba mi amigo, y me encantaban esas charlas delirantes que teníamos hasta la madrugada, el tipo de charlas que te hacen olvidarte de las preocupaciones, en resúmen, me caías bien, a todo el mundo le caías bien, hasta que te cortaste. De un día para el otro te convertiste en la clase de idiota que sos hoy, y esa actitud altanera es lo que me molesta, porque yo tenía un concepto diferente de vos y de tu persona, muy diferente, para mí, eras gracioso, divertido, buena onda y buena persona, ahora, sos un patético pedante, incapaz de ver más allá de la punta de su nariz, ciego a todo lo ajeno a su círculo social. Sos un esnob, antes no eras así, solías ser diferente, yo sé que sí, y tengo esos momentos en los que dudo de las causas de tu repentino cambio. A las ya nombradas se suma otra más, explicada y motivada por tu esnobismo, que te obliga a ser lo que sos ahora, no lo que eras, para encajar en algún círculo social definido que desconozco, y eso es contradictorio a lo que yo creía de vos, te tomaba como una persona con una personalidad definida, del tipo de personas lo suficientemente seguros de sí mismos como para no necesitar agradarle al mundo, pero me equivoqué. Evidentemente, aunque a lo mejor no recaiga sobre eso mi error, en algo me equivoqué, porque lo que sos ahora, no es lo que yo pensaba que eras, y a lo mejor fue mi error, a lo mejor vos siempre fuiste así, y antes me ocultabas esa parte de vos, vaya Dios a saber por qué.

No me lo esperaba de vos.

2 comentarios:

  1. Vos, yo, charla. Cuando te conectés hablame si no te veo, sino el lunes hablamos.

    ResponderEliminar
  2. Poste, decidí que de ahora en más no explico más nada de lo aquí escrito, porque pasan días, y a la larga me olvido.

    ResponderEliminar