miércoles, 24 de noviembre de 2010


Empecé escribiendo sobre la ausencia del miedo provocada por la falta de emociones y me di cuenta de que no vale la pena hacerlo. Creo que si sigo escribiendo sobre mi punto de vista realista/negativista, mis propias palabras se me van a grabar en la mente con fuego, y voy a terminar adoptando esos ideales como forma de vida, lo que solamente lograría hundirme, por ende, a partir de ahora mismo, dejo atrás las broncas, el odio, la mala onda, para formar una vida nueva, tener un verano espléndido y olvidarme de gente que, realmente, no valió la pena conocer. Me voy a enfocar más en mí misma (lo cual suena un poco ilógico siendo que me la paso hablando y escribiendo sobre mí misma y cómo pienso, pero me refiero a otro tipo de enfoque, porque, más allá de vivir diciendo lo que pienso y las cosas que me parecen, tiendo a tomar a los otros como prioridad, y es por eso que me olvido de mí misma en varias situaciones), voy a salir adelante, voy a mejorar en todo aspecto, voy a brillar, voy a volar y, más que nada, voy a cumplir todas las metas que tengo, cada una de ellas. Se termina el año, empieza el verano y yo no me voy a quedar atrás, voy a liderar una revolución inmensa, voy a terminar lo que dejé empezado, voy a conseguir lo que quiero, y voy a llevar como estandarte el optimismo, llevándome por delante a cualquiera que intente detenerme. Vale la pena intentar, y no pienso abandonar el camino. A partir de hoy, soy una versión mejorada de mí misma ¿Qué importa el vacío? ¿Qué importa la soledad? Si uno se tiene a sí mismo y a las personas que lo quieren, todo se puede lograr. No voy a mirar atrás, el futuro me espera con las puertas abiertas, esperando que las cruce, y no me pienso defraudar a mí misma, no más fracaso, de hoy en más, todo cambia. Quiero cumplir mis sueños, y lo voy a lograr si pongo un poco de optimismo, me prometo disfrutar más de las cosas, para que no me pase lo que me pasó este año, para que el tiempo no vuele, sino que dure, que los buenos momentos sean eternos, y los malos no duren nada. No pienso abandonar, no pienso volver atrás, no pienso recordar, no pienso arrepentirme, no voy a negar lo que soy. Hoy digo basta, a dos días de terminar las clases, después de un año lleno de sorpresas, para poder arrancar un verano con toda, inolvidable, y un 2011 inigualable, basado en mí misma.

1 comentario:

  1. Me parece perfecto!
    La verdad te felicito!

    Es más voy a tratar de proponerme lo mismo!
    Que andes más que bien

    ResponderEliminar