domingo, 28 de noviembre de 2010

Ahora, ya sé

Todo cierra, finalmente, todo cierra. Lo que yo sentía por vos, no era amor, me di cuenta de que tampoco me gustabas de esa manera, solamente buscaba a alguien que me entendiera, que me aceptara como soy, y vos lo hiciste, eso creo que me provocó algo indescriptible, pero no en la medida que vos esperabas. Saber que, siendo alguien que va tan en contra del mundo y de la sociedad, tenía a alguien que me quería, me escuchaba, me ayudaba, era magnífico, algo que no me había pasado. Después (mucho después) caí en la cuenta de que lo que yo quería era que valoraran por lo que soy, y que, de todos modos, estoy bien sola, y sigo sin necesitar a nadie a mi lado, por el momento. Eso me hizo darme cuenta de que yo no te quería como vos me querías a mí, me hizo creer que te estaba usando, y no era así, porque vos querías seguir adelante, no yo, yo quería que se abriera un hueco enorme en la Tierra y me tragara, no te podía ni ver, te evitaba, porque sabía que estaba mal, que todo estaba mal, que mi decisión respecto a tu persona estaba mal, que esto no tenía ni pies ni cabeza, que no era lo que yo quería. Finalmente, terminó todo, volvimos a ser amigos, y después yo me alejé. Tiendo a hacer eso con todo el mundo, un día, sos mi mejor amigo, al día siguiente, no te hablo, y con el pasar del tiempo, te termino llamando para ver si hacemos algo el fin de semana: soy inconstante.

No hay comentarios:

Publicar un comentario