miércoles, 13 de octubre de 2010

Un deseo.


Siempre tuve un deseo que a lo mejor muchos comparten conmigo (y me doy cuenta no solamente porque me lo digan las personas a mi alrededor, sino porque hay un millón de canciones que hablan sobre ellos, libros que lo mencionan, gente que lo intenta), toda mi vida quise poder volar y ahora esas ganas de despegar del suelo, de ser libre, deambular sin reglas, ver todo desde otra perspectiva, desde allá arriba, donde nada pesa, no hay preocupaciones, todo es puro éxtasis, felicidad en su estado más puro. Quiero poder vagar por ahí siendo invisible, que las penas me traspasen, escaparme un poco de la realidad, no por mucho tiempo, solamente un rato para ver qué se siente ser todo y no ser nada, ser libre en su totalidad.

Qué lindo debe ser poder desprenderse de nuestro propio cuerpo y que nuestra alma vague por ahí, a donde quiera ir, sin restricciones, volando, flotando, viendo todo de una manera diferente, observando con detenimiento los detalles más minúsculos. Ojalá pudiera yo ser un pájaro para poder volar. Por algún motivo, en los últimos días veo el cielo y pienso en cómo sería estar allá, paseando por el firmamento a mi parecer, sin reglas, sin obstáculos. Será una experiencia formidable, liberadora. No pido ser un ave por el resto de mi vida, no pido vagar sin cuerpo por el resto de mis días, solamente ver como sería poder ver todo desde allá arriba, donde no importa nada, solamente por un rato, para probar y después volver a la realidad.

Sería una especie de escapada, unas vacaciones, por así decirlo. Irme y no volver hasta sentirme totalmente relajada, hacer un viaje trascendental que me marque de por vida, que no me olvide nunca, que me lleve a horizontes nunca explorados, ver cosas nunca antes vistas, sentirme nueva, diferente, libre. Eso más que nada, ser libre. Me atre mucho esta idea de libertad extrema, porque temo decirles que lo que nosotros vivimos, o por lo menos yo, no es libertad. Sí, hasta cierto punto lo podemos llamar así, pero la idea de ser libres va más allá de lo que conocemos, y depende mucho del punto de vista de cada uno. Júzguenlo ustedes.


5 comentarios:

  1. A mi me pasa eso cuando observo la naturaleza. Yo te digo: tengo algo raro, y lo sé, porque no puede ser que me calme de una manera en la que me traslado (lastima que son como flashes) al lugar que veo. Si, me fumé un fasito y volé (?). La verdad que me encanta mucho lo que puedo hacer, pero a veces pienso que los demás pueden pensar que estoy loco xD u.u

    (¿Esa foto es de la cámara de vicky? Porque te juro que yo le dije que le saque a las ramas del árbol que estaban arriba y el cielo, no te jodo ._.)

    ResponderEliminar
  2. hi, how are you?
    your blog looks nice n_n

    ResponderEliminar
  3. postecito: no, la saque con mi cel en un momento de inspiración el lunes :P
    argentina (?: thanks (:

    ResponderEliminar
  4. es el retrato de Dorian Grray (?) basta de faso.

    ResponderEliminar