jueves, 7 de octubre de 2010

Reconociendo errores.

Yo creo que, a pesar de mi orgullo, soy una persona que sabe reconocer sus errores y pedir perdón cuando creo que es necesario, cuando me mando alguna cagada pero, desgraciadamente, hay gente que no sabe, no quiere, no puede pedir perdón. ¿Es tan complicado para algunos darse cuenta que se equivocan, que no son perfectos? Todos cometemos errores, eso nos hace humanos, es parte de la vida, de los errores se aprende. A veces creo que los errores son más valiosos que las cosas que te salen bien, por lo menos de los errores sacás una experiencia, aprendés algo que te sirve para no cometer el mismo error, de las victorias no sacás nada salvo un complemento para tu ego, para darte cuenta de que sí podés. Por otra parte, si te fuera siempre mal, es obvio que no tendrías más ganas de seguir adelante, y cada error sería un peso enorme que cargar, algo que, en cierto punto, no te permitiría ni avanzar ni retroceder. En realidad, querer volver el tiempo atrás, querer deshacer lo hecho, borrar lo dicho, desear poder volver a un momento específico no sirve de nada, porque después de todo, las cosas pasan por algo ¿No? Por algo nos equivocamos, fracasamos, por algo hacemos las cosas bien, todo depende de cómo se tome cada uno la vida, de si tenés una mirada positiva o negativa de la vida, aunque también están los realistas (yo me considero una de ellos), que saben ver cuándo las cosas bien y cuándo va mal, que saben aceptar las cosas como vengan, sin importar si son buenas o malas.
En resúmen: hay que saber aceptar que nos equivocamos y saber pedir perdón, dejar el orgullo de lado y pensar en los otros también. Es simple, pero nadie lo entiende.

2 comentarios:

  1. Me encanta. Coincido con vos. Sos grosa, y que no se diga más! xD

    ResponderEliminar