sábado, 9 de octubre de 2010

Rareza, normalidad y popularidad: ¿Existen?

Ya sé que recién termino de escribir una entrada, pero no puedo evitarlo, me inspiré y me acordé de una idea que me viene dando vueltas en la cabeza hace bastante tiempo.
La gente que yo considero interesante, suele ser rara, o por lo menos yo los considero así. Pero ¿Qué es una persona rara para mí? Una persona rara es aquélla a la que no le importa lo que piensen los demás, lo que pase a su alrededor, es lo que es porque quiere serlo y listo. La gente rara, por así decirlo, es aquélla que no sigue las modas que la sociedad le imparte, que escucha la música que quiere, lee lo que quiere y ve lo que quiere, es gente auténtica y que no tiene miedo de ser lo que es, es rara y le gusta serlo.
Pero si hablamos de gente rara, también tenemos que hablar de gente normal, y acá surge el problema.
Desde mi punto de vista, tanto la normalidad como la popularidad son inventos de los yankees hechos para hacer que (especialmente) los adolescentes se sientan inseguros y por defecto pierdan la confianza en sí mismos, siguiendo a los que creen sus líderes, o sea, los que vendrían a ser las personas populares. Esto no tiene sentido, y se relaciona mucho con lo que escribí ayer sobre los planetas y sus satélites, justamente. La verdad, es que nadie es normal, porque no hay nada que te haga ser normal o anormal, porque si fuéramos todos 'normales' eso nos llevaría a ser todos iguales, perdiendo así la esencia de quiénes somos, llevándonos por el mismo camino y metiéndonos en la misma bolsa. Pasando por esto, dejaríamos de ser personas, individuos pensantes. Es que justamente somos eso, INDIVIDUOS, lo que significa que somos individuales ¿Lo quieren más claro? SOMOS ÚNICOS E INDEPENDIENTES, GENTE! Y nadie, absolutamente nadie te puede decir qué hacer o cómo pensar, porque vos sos vos a pesar de todo. Todos somos diferentes, nos gustan cosas distintas, y eso nos hace especiales, o como a mí me gusta decirlo, nos hace raros.
Entonces, ser raro es un beneficio, después de todo, siendo raro sos lo que sos en realidad, siendo raro sos una persona independientemente de lo que los otros te digan, siendo raro sos vos, no un reflejo de los otros o de lo que ellos esperen que seas. Es fácil decir 'no sigo a las masas' pero es difícil hacerlo, en realidad, no tanto, no es difícil cuando te proponés ser lo que sos y mandar a la mierda a todo aquél que no lo acepte. No es nada difícil independizarte de las masas, caminar por el camino que más te parezca en vez de seguir el que ya te marcaron. Es muy simple, solamente hay que tener las suficientes agallas como para dejar de lado toda opinión ajena y seguir tu rumbo. Siendo independiente te das cuenta de más cosas que estando en masa, seguís tu camino y hasta podría decirte que te sentís más libre.
Aunque últimamente la libertad es una mentira, aunque intentes desatarte de todas las cadenas, siempre va a haber algo que te detenga, que te estanque, que te impida llegar a donde te lo proponés, que te frene en el camino...
Y si lo pensás, con todo lo que dije recién, la popularidad también es una mentira, como la normalidad y la rareza (que al fin y al cabo, es un término que yo designo a gente interesante) ¿Qué es el mundo sino una mentira que rota alrededor del sol?

2 comentarios:

  1. Somos raros :B
    Na, independientemente de nuestro juego de ser raros, todo el mundo es único e independiente. Lo que pasa es que algunas personas (la mayoría últimamente) no tiene personalidad, y copia a los demás o se vuelven las ovejas de la manada para seguir al lobo, su modelo o referencia, como uno quiera llamarlo. En ese caso esas personas como bien dije antes no tienen personalidad, y son un problema. ¿Por qué lo digo?: Son manipulables. Y puede sonar duro, pero es así. Yo conozco gente cercana a mi que es manipulable (lamentablemente), o no tanto manipulable, pero sí que se deja llevar por lo que los demás piensan. Pero bueno, qué se le va a hacer, es su forma de ser. Yo tengo esta, que es mía, y que vos conocés y bien plasmaste con palabras lo de "raro".

    ResponderEliminar