martes, 12 de octubre de 2010

Pensar, después actuar.

Ya sé que soy demasiado impulsiva, pero mientras más pienso las cosas, peor me va. Es corta, mientras más analizo una situación, más dudas se me crean, y termino siempre revoloteando todo el tiempo sobre la misma situación (que sigue sin tener ningún sentido y que ya me olvidé completamente cómo se originó) ¿A quién creerle? Creí que ya tenía decidido a quién iba a apoyar, porque era lo que me parecía más lógico, pero llegué a un punto en el que ya no sé qué hacer (de nuevo, creo que tengo que empezar a volver a la Tierra más seguido así presto un toque más de atención a lo que pasa a mi alrededor).
Hoy estuve revisando todos los hechos, todo lo que me habían dicho al respecto: alguien me está mintiendo vilmente y yo soy totalmente incapaz de darme cuenta de quién es. Les explico por qué: ambas partes me dicen que nunca me harian daño y que me dicen esto de su oposición por mi propio bien, para que no me pase nada, para cuidarme, y me piden que les crea incondicionalmente, motivos no me faltan para creerle a ambas partes, la cuestión es que hay alguien que sí o sí me está mintiendo, porque, siendo versiones tan diferentes, que ambas fueran verdad sería una anomalía, y estaríamos hablando de un mundo de locos digno de ser una obra de Lewis Carrol ¿Me entienden?
El tema es que mientras una de las partes involucradas (vamos a decirle A asi no me hago tanto quilombo) no hace nada, salvo tenerle bronca a la parte B (o sea, la oposición) y un par de motivos no le falta, la cuestión es que, si estuviera en manos de A, cagaría a palos a B ¿Entienden? Ahora bien, A no hace nada, absolutamente nada, es más bien pasiva ¿Sí? Mientras que B va por ahí distorcionando la verdad. La cuestión en sí, es que ambas partes pueden llegar a ser bastante convincentes, pero mientras una no hace nada, la otra va por atrás, y eso a mí ya me jode, ustedes (si son de leer lo que escribo) ya sabrán mi punto de vista de la gente que no va de frente.
Lo único que me queda es, la próxima que esté en una situación más o menos así, es pensar antes de actuar, porque me parece que me apresuré un toque al tomar partido por la parte A tan de golpe, porque capaz que B tiene algún argumento válido (esperemos que lo tenga o asista a su propio entierro). La verdad es que, desde hoy, quiero empezar desde cero, y eso incluye llevarme bien con todo aquel a mi alrededor, o sea, solucionar todos los problemas que me vienen taladrando el cerebro, por lo que decidí mantenerme (ahora oficialmente) al margen de la situación. Voy a escuchar las dos campanas, pero no voy a tomar parte por ninguna, voy a hacer de cuenta que no pasó nada y listo, todos felices y contentos, no me hago más mala sangre por nada y me puedo concentrar en cosas más importantes.
Una vez que esté todo solucionado, voy a descansar en paz.

3 comentarios:

  1. Si es por lo de la alfombra (o tapete, no me acuerdo, eso que hablamos que "la pisan todos" xD) me pasó lo mismo, y te entiendo. Sino no (?)
    Yo estoy haciendo esto: hago mi vida tranquilo, no me voy a pelear con nadie, porque nadie me jodió (bueno si, me rompieron las pelotas un toque, pero decidí ignorar toda clase de comentarios/acusaciones) y me llevo bien con ambas partes.
    Ahora que la vuelvo a leer, no entendí nada, pero bueno, supuse que era por esto.

    ResponderEliminar
  2. era CORTINA, y no, no es justamente por esa persona, tiene que ver con un semáforo y un par de complicaciones por su caácter sumamente contradictorio de su misma persona y lo que él mismo dice, el hecho de que sea así de calentón, mentiroso compulsivo y controlador ¿Te suena? ENCIMA, metiche también. Se ganó la lotería.

    ResponderEliminar
  3. Cortina. ¿¡Tan difícil era!? xD.
    Bueno, pero entonces si es por semáforo, después definime qué parte es (A o B) y en su defecto quién es la otra parte, porque parece mi historia contada por otra persona :P.

    ResponderEliminar