martes, 26 de octubre de 2010

¿Alguna vez te sentiste morir por dentro lenta y dolorosamente? ¿Alguna vez miraste al pasado esperando que las promesas del futuro no fueran lo suficientemente tentadoras para querer volver atrás? ¿Alguna vez te odiaste, y a todo a tu alrededor, casi deseando incendiarlo todo? ¿Cuántas veces soñaste con una vida nueva? ¿Cuántas veces deseaste que las cosas no fueran como realmente son? ¿Cuántos sueños se te rompieron en mil pedazos frente a tus propios ojos en los últimos días?
Cada paso que das, es un paso en falso, cada mirada atras, una oportunidad menos para seguir, cada lágrima aguantada, un presagio del futuro, y de tantas otras lágrimas que vas a tener que contener repitiéndote 'soy fuerte, puedo contra todo' cuando realmente sabés que no es así, que estás muriendo por dentro, te estás marchitando, más que vivir (como debería ser) encontrás cada día un motivo distinto para querer tirar todo por la borda, hundir el barco y que los ángeles te canten al oído que todo en tu vida estuvo bien, que tus errores valieron la pena, que conseguiste perdón por todo lo que hiciste mal, que, finalmente, alguien te entienda y te escuche, aunque no quieras hablar, muchas veces quedarse en silencio dice mucho (demasiado). Ese silencio eterno aplacado por palabras vacías de significado... Qué lindo que es soñar con un mundo perfecto, inalcanzable, intangible, que sólo es visto por quienes lo quieren ver, que le dan forma a su manera, que lo modifican, como un eterno borrador de lo que sería vivir en paz, realmente en paz. Hablo de un mundo donde las preocupaciones se evaporen en el aire, donde el mundo mismo sea tan efímero como la vida, y que siempre que cometas un error, puedas perdonar y olvidar. Perdonarte a vos mismo y olvidar tus propios errores es mucho más complicado que perdonar a los demás, porque tendemos a ser más duros con nosotros mismos que con los otros, en esa búsqueda implacable por la excelencia, la efímera excelencia. Perdemos el tiempo gente, yo, más que nadie, se me va la vida en amargura y caos.

5 comentarios:

  1. Puta escribís re bien, ensima vos podés ver tu propio mundo :( ASFASFIEJFOEWHGVUWENGAGHRWOGUAWRRAWHG. ES TODO UNA MIERRRRRRRRDA YA ME DAN GANAS DE MATAR A MUUUUUUUUCHA GENTE; TANTO DE MI CURSO COMO DEL TUYO =P. Todo el mundo está muy pesado ultimamente, rompen las bolas, son insoportables. Me quiero ir de viaje o salir al parque o hacer algo al aire libre, porque me falta eso, Aire.
    Nuestras charlas silenciosas son las mejores, de eso no me cabe ninguna duda.

    ResponderEliminar
  2. La sociedad en sí no tiene remedio, nosotros nos entemos. Si venías el viernes, te infartabas.

    ResponderEliminar
  3. Agradezco en parte no haber ido ese día.

    ResponderEliminar
  4. Jajajaja fue el destino el que te impulsó a quedarte en tu casita.

    ResponderEliminar