domingo, 31 de octubre de 2010

Demencia

O algo por el estilo. Es ese sentimiento de no estar en tu lugar, de no estar dentro de vos misma. Hoy (especialmente) me pasó que me sentí fuera de mí todo el tiempo, era como que hablaba y mis palabras no eran las mismas, aun ahora estoy agotada y no se de qué (ayer dormí todo el día), no me puedo mantener en pie, hoy me faltaba el aire ¿Qué me pasa? Apenas puedo escuchar a las personas que tengo al lado, y voces ajenas me susurran cosas. Creo que, hablando seriamente, necesito un buen psiquiatra.

viernes, 29 de octubre de 2010

Inspiración

La inspiración no es solamente una lluvia de ideas provocadas por la imaginación y el creativismo, es más que eso. La inspiración puede venir de cualquier lado, de cualquier cosa que te rodea, de tu interior, y llega cuando menos la buscás; generalmente, las mejores ideas vienen en momentos inesperados, cuando la distracción te lleva a otros mundos, o la atención te permite descubrir cosas invisibles a simple vista. Es bastante contradictorio.
El tema es que la inspiración, desde mi punto de vista, es todo aquello que nos invita a seguir adelante, nos da ideas, nos impulsa a seguir nuestros sueños, perseguir el sol, conseguir lo que queremos, y puede venir de pequeñas cosas o de un todo.
En mi caso, la inspiración me llega de todos lados, y últimamente, me di cuenta de que si querés algo, lo podés lograr, es cuentión de ponerse las pilas y seguir adelante, esforzarse, y eso es algo que le falta a la sociedad en general, esfuerzo para hacer cualquier cosa, estudiar, caminar, escuchar, vivir. Ni siquiera por eso se esfuerzan ya, les viene bien lo que venga y, si bien no creo que deban ser perfeccionistas (yo lo soy), vale la pena luchar por algo que vale la pena. En mi opinión, vivir SÍ vale la pena.

martes, 26 de octubre de 2010

¿Alguna vez te sentiste morir por dentro lenta y dolorosamente? ¿Alguna vez miraste al pasado esperando que las promesas del futuro no fueran lo suficientemente tentadoras para querer volver atrás? ¿Alguna vez te odiaste, y a todo a tu alrededor, casi deseando incendiarlo todo? ¿Cuántas veces soñaste con una vida nueva? ¿Cuántas veces deseaste que las cosas no fueran como realmente son? ¿Cuántos sueños se te rompieron en mil pedazos frente a tus propios ojos en los últimos días?
Cada paso que das, es un paso en falso, cada mirada atras, una oportunidad menos para seguir, cada lágrima aguantada, un presagio del futuro, y de tantas otras lágrimas que vas a tener que contener repitiéndote 'soy fuerte, puedo contra todo' cuando realmente sabés que no es así, que estás muriendo por dentro, te estás marchitando, más que vivir (como debería ser) encontrás cada día un motivo distinto para querer tirar todo por la borda, hundir el barco y que los ángeles te canten al oído que todo en tu vida estuvo bien, que tus errores valieron la pena, que conseguiste perdón por todo lo que hiciste mal, que, finalmente, alguien te entienda y te escuche, aunque no quieras hablar, muchas veces quedarse en silencio dice mucho (demasiado). Ese silencio eterno aplacado por palabras vacías de significado... Qué lindo que es soñar con un mundo perfecto, inalcanzable, intangible, que sólo es visto por quienes lo quieren ver, que le dan forma a su manera, que lo modifican, como un eterno borrador de lo que sería vivir en paz, realmente en paz. Hablo de un mundo donde las preocupaciones se evaporen en el aire, donde el mundo mismo sea tan efímero como la vida, y que siempre que cometas un error, puedas perdonar y olvidar. Perdonarte a vos mismo y olvidar tus propios errores es mucho más complicado que perdonar a los demás, porque tendemos a ser más duros con nosotros mismos que con los otros, en esa búsqueda implacable por la excelencia, la efímera excelencia. Perdemos el tiempo gente, yo, más que nadie, se me va la vida en amargura y caos.

lunes, 25 de octubre de 2010

Música.

Hoy me quiero referir a un tema al que le vengo prestando atención hace bastante tiempo: la dedicación que los artistas tienen por su música. Estoy muy segura de que a todos les gusta vivir de eso, pero creo que se refleja (más que nada) en sus letras la dedicación que les ponen, si lo hacen para pagarse un auto nuevo o porque realmente lo disfrutan. Tenés canciones que dicen 'vomité en un placard y no me importa' (va en serio) o del tipo que dicen 'cuando tu mente rompe el espíritu de tu alma tu fe camina sobre vidrios rotos', y te das cuenta quién canta con el corazón y quien lo hace por plata. Yo le presto bastante atención a eso, y tengo que admitir que consumo ambos tipos de música, sí, estoy en contra de que la música se utilice como medio para hacer plata, pero está en cada uno hacer lo que quiera con eso, si a mí me gusta, lo voy a escuchar aunque no le pongan ni siquiera un poco de pasión (a veces sí, a veces no) a lo que hacen, que canten por llegar a los tres minutos como mínimo (a veces ni a eso), que hablen sin decir nada, que suenen permanentemente en la radio con ritmos pegadizos, sinfonías eléctricas, convirtiendo su música en una hipnosis casi magnética que querés seguir escuchando. Y lo cierto es que hay momentos para cada cosa, yo escucho un poco de casi (la palabra clave acá es CASI, porque no es lo mismo sí que no) todo, escucho lo que me gusta. Soy bastante contradictoria con lo que escucho, con lo que digo... a veces hasta con lo que hago, si prestaron atención, empecé encabezando una crítica contra la música hecha porque sí, y termino diciendo que la escucho, y es la verdad, hay música totalmente vacía de significado que está muy buena, y también hay música hecha por genios que llenan de significado las palabras, que le dan vueltas retorcidas que hacen que vos interpretes lo que dicen, que escriben porque quieren y así lo sienten, que componen porque les viene del corazón, a esos también los escucho, con más frecuencia de lo que creen, porque tienen la habilidad de llenar cada momento con una frase justa, una armónica sucesión de sonidos angelicales que te transportan a otra galaxia. Esa es la verdadera música, aquélla que tiene el poder de llevarte a otro mundo, que con sus palabras te arrastra hasta los confines del mundo, que con su sonido te tranquiliza, te altera, te emociona, te calma, te produce un éxtasis emocional ocasionado justamente por el hecho de estar disfrutando la sensación de los sonidos fluyendo en el aire, tan reales, tan cercanos que casi es posible tocarlos, letras que hablan de paz y de guerra, de amor y odio, de luz y oscuridad, de todo, a eso se dedican, para eso están acá, para llenar cada vacío de tu vida y convertirlo en un todo. Es fácil escuchar sin estar escuchando en realidad, pero quisiera que por un momento, pusieran su canción favorita del grupo que más les guste y pensaran en qué les produce eso ¿Les llena el alma de significado? ¿Les da un propósito para seguir adelante, para vivir?

domingo, 24 de octubre de 2010

Aritmomancia

Es un método de adivinación del futuro relacionado con la suma de las letras del nombre de una persona mediante la utilización de la siguiente tabla:
1 2 3 4 5 6 7 8 9
A B C D E F G H I
J K L M N O P Q R
S T U V W X Y Z
A mí, en particular, siempre me llamó mucho esto de la adivinación, en todos sus sentidos, y hoy estaba leyendo un libro que me prestó una amiga que es sobre Harry Potter y algunos temas que se tratan ahí (parezco loca explicando todo esto, pero, sinceramente, si lo pongo acá es porque para mí tiene sentido y porque los resultados que dieron son bastante acertados) y una de las materias que cursa Hermione es justamente Aritmomancia, que es una variante de la numerología. Según este método de adivinación, se puede predecir el futuro o la persoladidad de un individuo sumando las letras del nombre de una determinada manera. Hay tres números que rigen la vida de una persona: el número del carácter, el número del corazón y el número social. Cada uno representa un aspecto de la vida de la persona a la que se analiza. Resulta que hoy, leyendo este libro (que habla sobre diferentes relaciones de Harry Potter con la realidad y los legados de diferentes culturas), me enganché con este tema, que me venía llamando la atención hace bastante, y lo puse en práctica.
El método de adivinación mediante la aritmomancia consiste en guiarse con la tablita que puse acá arriba para predecir el futuro dependiendo del nombre de la persona. Les pongo, como ejemplo, mi resultado y cómo llegué a él (en el libro tomaban como ejemplo a Nicholas Flamel):
Primero que nada, hay que sacar en número del carácter, que representa, como bien lo dice el nombre, el carácter de la persona a la cual se está anañizando, el cual se obtiene sumando los números que representan todas las letras del nombre completo de una persona, por ejemplo:
L A R A G S C H W I N D
3 1 9 1 7 1 3 8 5 9 5 4
El resultado de esa suma es 56, y como los números no pueden ser mayores a nueve, hay que reducirlos sumando los dígitos hasta que quede sólo un dígito: 5+6=11=1+1=2
El siguiente número que hay que sacar es el número del corazón, en el que solamente se suman las vocales del nombre, el mío, en particular, tiene sólamente dos vocales (A, que se repite dos veces, e I), entonces: 1+1+9=11= 1+1=2 Generalmente, el número del carácter es el mismo que el número del corazón (pero hay excepciones).
El último número que hay que obtener para realizar el análisis es el número social, que representa la forma de ser de la persona, la manera en la que los otros lo ven, y la manera en que se muestra, en síntesis, es un puro reflejo de la personalidad de un individuo. Para sacar el número social, se tienen que sumar las consonantes del nombre, en mi caso, sería así: 3+9+7+1+3+8+5+5+4=45=4+5=9.
De modo que mis número son los siguientes:
Número del carácter: 2
Número del corazón: 2
Número social: 9
A partir del significado de los números resultantes y los que más se repiten en el análisis del nombre en su totalidad (en mi caso son 1 y 5), que sirven para añadir información, se puede hacer un estudio detallado de la persona teniendo en cuenta lo siguiente (NOTA: sólo voy a poner el significado de los números que influyen en mi nombre porque transcribir los nueve números es una locura y dispongo de tiempo limitado):
UNO: Es el número del individuo, los unos son independientes, de ideas claras, audaces y decididos, se fijan en una meta y van por ella. Son líderes e inventores. A los unos les cuesta el trabajo en grupo y no les gusta recibir órdenes. Pueden ser egocéntricos, egoístas y dominantes, suelen ser solitarios.
DOS: Representa interacción, comunicación en dos direcciones, cooperación y equilibrio. Los dos son imaginativos, creativos y amables. Sus carácterísiticas son las siguientes: paz, armonía, compromiso, lealtad y sentido de la justicia. Éste número también representa conflicto, dos ideas opuestas, dos facetas en contraposición: el día y la noche, lo bueno y lo malo. Los dos tienden a ser retraídos, volubles e indecisos.
CINCO: Es el número de la inestabilidad y el desequilibrio. Indica cambio, incertidumbre. Los cincos se sienten atraídos hacia muchas cosas, pero no se centran en ninguna. Son aventureros, llenos de energía y dispuestos a arriesgarse, les encanta viajar y conocer gente nueva, pero puede que no permanezcan en un mismo lugar por mucho tiempo. Los cincos suelen ser: engreídos, irresponsables, irascibles e impacientes.
NUEVE: Representa la totalidad y logro en el grado más alto, ya que es el número completo (tres) expresado tres veces (3x3=9). Indica la vida al servicio de los demás, como maestros, científicos y humanistas. De fuertes convicciones, trabajan incansablemente y sirven de inspiración para los demás. Suelen ser arrogantes y engreídos cuando las cosas no les salen como quisieran.
Entonces, según el análisis, tenemos características de mi personalidad que (en su mayoría) se ven plasmadas en las entradas de este blog desde que arranqué, y, revisando escritos míos en cuadernos y hojas sueltas, descubrí que cada una de las características que ésta prueba da sobre mí tienen alguna relación con mi persona, mi forma de ver el mundo, y la mayoría de las características se ajustan a mi personalidad perfectamente, se los puede decir cualquiera que me conozca, es más, yo misma se los estoy confirmando ahora mismo. Realmente me parece interesante todo esto, no solamente la aritmomancia, sino todos los métodos de adivinación, porque, si fueran mentira, no guardarían ningún tipo de relación con la realidad o aportarían datos irrelevantes, sin sentido, del tipo que una adivina por e-mail teléfono te diría (léase: sí, querida, mañana se te muere el perro, te vas a caer al piso y vas a encontrar al amor de tu vida). A mi me parecen lógicos los resultados, y, quienes me conocen ¿Opinarán lo mismo?

martes, 19 de octubre de 2010

Lonelyness and Independence

Cuando se elige el camino de la independencia, la soledad es una de las primeras consecuencias. (con rima y todo) (aclaraciones de mi cerebro incapaz de callarse, acotaciones y otros pensamientos espontáneos y sin sentido)
Empecemos por mi más nuevo descubrimiento (no tanto): estoy rodeada de ovejas, todos iguales, a donde va uno, van todos, y por eso, me dí cuenta de que, entre aquéllos a quienes me refiero, quedamos tres personas auténticas (y un par más capaz que también). Yo decidí por mpi misma, por lo que a mí me gusta, y el hecho de haber tenido que dejar a quienes más quiero por un tiempito solamente por eso no me hace peor o mejor persona, solamente me hace ser independiente. A mi no me importó lo que hiciera la multitud, porque sé lo que quiero y cómo lo quiero. Tengo una base para mi futuro y eso me permite seguir adelante a pesar de las circunstancias. Ahora, me enfrento a la soledad que me acompañó toda mi vida, no me importa, me llama mucho la atención la idea de, realmente, explorar el mundo por mí misma. La soledad me gusta, soy de esas personas que, en ciertos momentos, prefieren un ratito de tranquilidad, una tarde silenciosa a solas consigo misma... eso es lo que me gustá a mí. Sí, soy totalmente sociable y amo estar con la gente que quiero, salir, reirme de la vida, pero hay momentos y momentos (aunque a esto ya lo expliqué hace unos días).
En resúmen: mi propia independencia me lleva a la soledad, y, si es el precio que hay que pagar, no me hago ningún problema.

viernes, 15 de octubre de 2010

I love Chaos, but Peace loves me.

Soy una persona que (en su sentido más literal) es un caos personificado. Y es así, tan así que tengo ideas completamente coherentes y opuestas en mi cabeza, que dan vueltas y vueltas y vueltas todo el día, se chocan, caen, se apagan, se encienden de nuevo, y siguen su camino. Siempre fue así, físicamente, parece que padeciera una enfermedad terminal (lo digo en serio, yo NO me muevo salvo que tenga un buen motivo para hacerlo), pero mi cabeza no para, por eso soy tan irritable, creo que tiene que ver con el hecho de que cuando alguien me molesta, o me interrumpe mientras hago algo, el tránsito de ideas (por así decirlo) se frena, es como si una ciudad (imagínense mi cabeza como una versión a escala de Nueva York) apagara repentinamente todas sus luces, se cortara la energía, el tránsito se frenara y todo entrara en caos. Eso se debe a que yo pienso, pienso, pienso en todo, menos antes de actuar. Ahí sí que me va mal ¡MUY MAL! Pero ese no es el tema, sino la constante contradicción que tengo. Un ejemplo de esto sería la combinación perfecta de mi mundito interno: tanto alboroto como sea posible y tanta paz como lo permita el mundo. Todo depende del momento. Generalmente me gusta estar en un ambiente 'contaminado' sonoramente, no por el hecho del ruido en sí, pero ver tanto movimiento, tanta gente de acá para allá, cada uno sumergido en su propio mundo, individuos que caminan por la ciudad decididamente, tienen un rumbo, saben a dónde van. El contraste de las luces en la noche, que no te dejan ver el cielo de tan brillantes que son, un murmullo proveniente de la calle, donde las almas siguen flamando aunque esté amaneciendo y no hayan pegado un ojo, ellos siguen su camino, a veces ni siquieran lo tienen y prefieren ir donde el viento los lleve, pero siguen, y eso es lo importante, el hecho de no rendirse. La noche pasa rápido en la ciudad, y cuando te querés acordar ya pasó un día, una semana, un mes, un año, y parece mentira, porque todos esos recuerdos perfectos quedaron plasmados en tu memoria y son tan vívidos que podrían haber pasado, no ayer, sino hoy mismo. Vas caminando por la calle, pasas por los mismos lugares, revivís experiencias, te ponés los auriculares y empezás a soñar: eso es la ciudad. Pero también tengo mis momentos de paz, momentos zen, momentos donde cualquiera que se me cruce puede sufrir una lenta pero violenta y dolorosa mente ¿Me explico? Hay momentos de éxtasis, de locura, de ruido, de diversión, y hay momentos de reflexión, cuando (por un instante de mi vida, solamente) quiero paz, quiero estar ahí sola conmigo misma. En esos momentos me viene mejor el campo de la Tía Dollis (mi tía abuela, que compró una feria donde se subastaban piezas de ganado hace muchísimo tiempo, la restauró, se hizo una casa además de su casa, la llenó de animales y es el lugar más pacífico que vi en mi vida), donde vas caminando y tranquilamente te pasa un pato por al lado, ya humanizado, te ignora y sigue su camino, pero vos te quedás con esa imagen del patito alejándose. Me acuerdo una vez que fui allá hace un par de años, yo acababa de cumplir doce y toda mi vida amé los animales, entonces para mí entrar en el campo fue un sueño hecho realidad, iba por los corrales recorriendo, mirando, guardando en mi memoria todo lo que veía. En una agarré un patito de los que estaban en el lago, todos juntitos. Me llamó la atención el más vulnerable, chiquito, flaquito, solo. Lo agarré y me lo llevé. Estuve todo el santo día con el patito encima, no lo soltaba, no quería soltarlo, él no quería que lo soltara, porque si lo dejaba volvía. Era un amor, le puse de nombre Saturnino por una anécdota que mi papá me había contado una vez, y fue un día divino, yo iba feliz con mi patito por el campo, orgullosa de tener a tan hermosa criatura en las manos. Era el típico patito amarillo de las películas, igual a todos, pero yo lo veía único, porque era MI Saturnino. A los pocos meses me enteré que a Saturnino y toda su familia se la habían deborado los perros que andaban sueltos por el pueblo. Así es la vida, es dura, en la paz y en el caos, no te escapás de ella nunca. Estaba hablando de la paz del campo y terminé en el Patito Saturnino, perdón. Como les decía, es increíble lo que se obtiene estando en contacto con la naturaleza un rato, respirando aire puro, viendo como todo funciona en perfecta armonía y sin escuchar nada que no sea el cantar de los pájaros. Es casi poético.
Hay momentos para todo, hay momentos para la paz y para el caos, yo creo que amo ambas cosas. Soy una persona que no vive sin ruido, pero un poco de paz de vez en cuando me viene bárbaro, me encanta tirarme en el pasto y quedarme ahí, escuchando cómo el viento mueve las hojas, pero también estoy todo el día enchufada a los auriculares. La gente extremista creerá que el caos es lo opuesto a la paz, yo opino lo contrario (a explicar en otra ocasión, Biología me llama).

jueves, 14 de octubre de 2010

La Rubia Tarada

Caras conchetas, miradas berretas
y hombres encajados en fiorucci.
oigo "dame" y "quiero" y "no te metas"
"te gustó el nuevo bertolucci?".
La rubia tarada, bronceada, aburrida,
me dice "por qué te pelaste?"
y yo "por el asco que dá tu sociedad.
por el pelo de hoy cuánto gastaste?"
Un pseudo punkito, con el acento finito
quiere hacer el chico malo.
tuerce la boca, se arregla el pelito,
se toma un trago y vuelve a belgrano.
Basta! me voy, rumbo a la puerta
y después al boliche a la esquina
a tomar una ginebra con gente despierta.
esta si que es argentina!

(Sumo.)

miércoles, 13 de octubre de 2010

Soñar, vivir para soñar.

Bajo la lluvia. (con acotaciones de mi pequeña vocesita sensata que pide a gritos explicaciones sobre las incoherencias -y no tanto- aquí escritas)
Es raro ¿No? Porque a pesar de parecer un león gracias a la fucking humedad, la lluvia me inspira algo inexplicable que sólo se compara con un buen libro y un paquete de rocklets en mano (ya sé, soy absurda cuando quiero). Pasa que hoy llovió (qué noticia, Laru, gracias por mantenernos informados sobre las obviedades del clima) y en un momento estaba sentada en el patio del cole, en la galería, mirando cómo caían las gotas (algo que amo hacer y cada vez que llueve podría salir y correr por toda la ciudad) y salpicaban a su alrededor al producir movimientos ondulatorios en la superficie de los charcos (física me hace daño) y se largó tremendo aguacero. Llovía tanto que la lluvía se veía blanca, las gotas que caían y las que rebotaban contra el piso, era casi una sombra espectral que cubría todo y nada. Es solamente agua cayendo, pero me produce algo, no sé por qué, cuando llueve me acuerdo de algunas cosas, me olvido de algunas otras, pienso mejor, me conecto conmigo misma. El simple hecho de ver o escuchar cómo cae el agua me produce un algo inexplicable. Díganme loca, creo que lo estoy, y cada día más.
La inmadurez y estupidez de algunos,
NO TIENE LÍMITES.

Un deseo.


Siempre tuve un deseo que a lo mejor muchos comparten conmigo (y me doy cuenta no solamente porque me lo digan las personas a mi alrededor, sino porque hay un millón de canciones que hablan sobre ellos, libros que lo mencionan, gente que lo intenta), toda mi vida quise poder volar y ahora esas ganas de despegar del suelo, de ser libre, deambular sin reglas, ver todo desde otra perspectiva, desde allá arriba, donde nada pesa, no hay preocupaciones, todo es puro éxtasis, felicidad en su estado más puro. Quiero poder vagar por ahí siendo invisible, que las penas me traspasen, escaparme un poco de la realidad, no por mucho tiempo, solamente un rato para ver qué se siente ser todo y no ser nada, ser libre en su totalidad.

Qué lindo debe ser poder desprenderse de nuestro propio cuerpo y que nuestra alma vague por ahí, a donde quiera ir, sin restricciones, volando, flotando, viendo todo de una manera diferente, observando con detenimiento los detalles más minúsculos. Ojalá pudiera yo ser un pájaro para poder volar. Por algún motivo, en los últimos días veo el cielo y pienso en cómo sería estar allá, paseando por el firmamento a mi parecer, sin reglas, sin obstáculos. Será una experiencia formidable, liberadora. No pido ser un ave por el resto de mi vida, no pido vagar sin cuerpo por el resto de mis días, solamente ver como sería poder ver todo desde allá arriba, donde no importa nada, solamente por un rato, para probar y después volver a la realidad.

Sería una especie de escapada, unas vacaciones, por así decirlo. Irme y no volver hasta sentirme totalmente relajada, hacer un viaje trascendental que me marque de por vida, que no me olvide nunca, que me lleve a horizontes nunca explorados, ver cosas nunca antes vistas, sentirme nueva, diferente, libre. Eso más que nada, ser libre. Me atre mucho esta idea de libertad extrema, porque temo decirles que lo que nosotros vivimos, o por lo menos yo, no es libertad. Sí, hasta cierto punto lo podemos llamar así, pero la idea de ser libres va más allá de lo que conocemos, y depende mucho del punto de vista de cada uno. Júzguenlo ustedes.


martes, 12 de octubre de 2010

Pensar, después actuar.

Ya sé que soy demasiado impulsiva, pero mientras más pienso las cosas, peor me va. Es corta, mientras más analizo una situación, más dudas se me crean, y termino siempre revoloteando todo el tiempo sobre la misma situación (que sigue sin tener ningún sentido y que ya me olvidé completamente cómo se originó) ¿A quién creerle? Creí que ya tenía decidido a quién iba a apoyar, porque era lo que me parecía más lógico, pero llegué a un punto en el que ya no sé qué hacer (de nuevo, creo que tengo que empezar a volver a la Tierra más seguido así presto un toque más de atención a lo que pasa a mi alrededor).
Hoy estuve revisando todos los hechos, todo lo que me habían dicho al respecto: alguien me está mintiendo vilmente y yo soy totalmente incapaz de darme cuenta de quién es. Les explico por qué: ambas partes me dicen que nunca me harian daño y que me dicen esto de su oposición por mi propio bien, para que no me pase nada, para cuidarme, y me piden que les crea incondicionalmente, motivos no me faltan para creerle a ambas partes, la cuestión es que hay alguien que sí o sí me está mintiendo, porque, siendo versiones tan diferentes, que ambas fueran verdad sería una anomalía, y estaríamos hablando de un mundo de locos digno de ser una obra de Lewis Carrol ¿Me entienden?
El tema es que mientras una de las partes involucradas (vamos a decirle A asi no me hago tanto quilombo) no hace nada, salvo tenerle bronca a la parte B (o sea, la oposición) y un par de motivos no le falta, la cuestión es que, si estuviera en manos de A, cagaría a palos a B ¿Entienden? Ahora bien, A no hace nada, absolutamente nada, es más bien pasiva ¿Sí? Mientras que B va por ahí distorcionando la verdad. La cuestión en sí, es que ambas partes pueden llegar a ser bastante convincentes, pero mientras una no hace nada, la otra va por atrás, y eso a mí ya me jode, ustedes (si son de leer lo que escribo) ya sabrán mi punto de vista de la gente que no va de frente.
Lo único que me queda es, la próxima que esté en una situación más o menos así, es pensar antes de actuar, porque me parece que me apresuré un toque al tomar partido por la parte A tan de golpe, porque capaz que B tiene algún argumento válido (esperemos que lo tenga o asista a su propio entierro). La verdad es que, desde hoy, quiero empezar desde cero, y eso incluye llevarme bien con todo aquel a mi alrededor, o sea, solucionar todos los problemas que me vienen taladrando el cerebro, por lo que decidí mantenerme (ahora oficialmente) al margen de la situación. Voy a escuchar las dos campanas, pero no voy a tomar parte por ninguna, voy a hacer de cuenta que no pasó nada y listo, todos felices y contentos, no me hago más mala sangre por nada y me puedo concentrar en cosas más importantes.
Una vez que esté todo solucionado, voy a descansar en paz.

sábado, 9 de octubre de 2010

Rareza, normalidad y popularidad: ¿Existen?

Ya sé que recién termino de escribir una entrada, pero no puedo evitarlo, me inspiré y me acordé de una idea que me viene dando vueltas en la cabeza hace bastante tiempo.
La gente que yo considero interesante, suele ser rara, o por lo menos yo los considero así. Pero ¿Qué es una persona rara para mí? Una persona rara es aquélla a la que no le importa lo que piensen los demás, lo que pase a su alrededor, es lo que es porque quiere serlo y listo. La gente rara, por así decirlo, es aquélla que no sigue las modas que la sociedad le imparte, que escucha la música que quiere, lee lo que quiere y ve lo que quiere, es gente auténtica y que no tiene miedo de ser lo que es, es rara y le gusta serlo.
Pero si hablamos de gente rara, también tenemos que hablar de gente normal, y acá surge el problema.
Desde mi punto de vista, tanto la normalidad como la popularidad son inventos de los yankees hechos para hacer que (especialmente) los adolescentes se sientan inseguros y por defecto pierdan la confianza en sí mismos, siguiendo a los que creen sus líderes, o sea, los que vendrían a ser las personas populares. Esto no tiene sentido, y se relaciona mucho con lo que escribí ayer sobre los planetas y sus satélites, justamente. La verdad, es que nadie es normal, porque no hay nada que te haga ser normal o anormal, porque si fuéramos todos 'normales' eso nos llevaría a ser todos iguales, perdiendo así la esencia de quiénes somos, llevándonos por el mismo camino y metiéndonos en la misma bolsa. Pasando por esto, dejaríamos de ser personas, individuos pensantes. Es que justamente somos eso, INDIVIDUOS, lo que significa que somos individuales ¿Lo quieren más claro? SOMOS ÚNICOS E INDEPENDIENTES, GENTE! Y nadie, absolutamente nadie te puede decir qué hacer o cómo pensar, porque vos sos vos a pesar de todo. Todos somos diferentes, nos gustan cosas distintas, y eso nos hace especiales, o como a mí me gusta decirlo, nos hace raros.
Entonces, ser raro es un beneficio, después de todo, siendo raro sos lo que sos en realidad, siendo raro sos una persona independientemente de lo que los otros te digan, siendo raro sos vos, no un reflejo de los otros o de lo que ellos esperen que seas. Es fácil decir 'no sigo a las masas' pero es difícil hacerlo, en realidad, no tanto, no es difícil cuando te proponés ser lo que sos y mandar a la mierda a todo aquél que no lo acepte. No es nada difícil independizarte de las masas, caminar por el camino que más te parezca en vez de seguir el que ya te marcaron. Es muy simple, solamente hay que tener las suficientes agallas como para dejar de lado toda opinión ajena y seguir tu rumbo. Siendo independiente te das cuenta de más cosas que estando en masa, seguís tu camino y hasta podría decirte que te sentís más libre.
Aunque últimamente la libertad es una mentira, aunque intentes desatarte de todas las cadenas, siempre va a haber algo que te detenga, que te estanque, que te impida llegar a donde te lo proponés, que te frene en el camino...
Y si lo pensás, con todo lo que dije recién, la popularidad también es una mentira, como la normalidad y la rareza (que al fin y al cabo, es un término que yo designo a gente interesante) ¿Qué es el mundo sino una mentira que rota alrededor del sol?

Sin anestesia

No sé por qué, en estos días, la sociedad en sí se limita a mentir comulsivamente para hacer sentir bien a la gente. Yo no dgo que deberíamos ser todos demasiado directos (como suelo ser yo, que hablo antes de pensar), pero las cosas serían mucho más fáciles si dijéramos las cosas como son, así de corta, sin anestesia. No entiendo por qué tenemos la necesidad de sentirnos bien con las cosas, así, en vez de abrir los ojos, estamos cada vez más ciegos. Nos estamos volviendo cada día más ignorantes, ciegos a la verdad, pero solamente porque no queremos ver. Cuánto apostamos a que la mayoría de nosotros prefiere que le digan una mentira piadosa que los haga sentirse mejor antes que escuchar la cruda verdad. Cuántos de nosotros no habremos mentido piadosamente para no hacer sentir mal a alguien. No lo hacemos de malas personas, por lo menos yo no, y eso que odio la mentira, pero a veces es mejor manipular un poco la verdad para que los otros no se sientan mal. Yo a veces lo hago, y no sé por qué. O sea, siendo que la mentira es una de las cosas que más me molestan ¿Por qué mierda suelo exagerar un toque para que la gente a mi alrededor se sienta bien? Es simple, porque no quiero que estén mal, pero al no decirles siempre las cosas de frente les doy una idea errada de las cosas, y eso los puede terminar perjudicando, pero si les dijera las cosas de una, a lo mejor se sentirían para la mierda, de hecho, hice sentir mal a muchísima gente por ir muy de frente, no por mis malas intenciones, sino por no pensar.
Lo único que queda es pensar antes de hablar, y aunque las cosas son mejores sin anestesia, a veces es necesaria para evitar un dolor emocional incurable.

viernes, 8 de octubre de 2010

No sos un satélite, sos un planeta.

Creo que muy pocas veces en mi vida me marcó tanto una frase. Hoy estábamos en teatro, y la profesora de Puesta en Escena nos explicó, de una manera bastante compleja pero a la vez sencilla, que todos los personajes son importantes. Yo, la verdad, tomé esa frase desde un contexto completamente diferente. Ella se refería al momento en que salís a actuar, y aunque seas la que le sirve el té a la reina, tenés que ser vos, y después su sirvienta, no permitir que el personaje, por más minúsculo que sea, se someta ante otro personaje, sea menos. Yo lo saqué del contexto de la actuación y lo traje a la vida cotidiana.
¿A cuántos les pasó que terminaron siendo satélites de un planeta? O, en otras palabras ¿Quienes no se sintieron menos en una determinada situación? A muchos de ustedes seguramente les pasó, y por eso, hoy les digo que tienen que empezar a decir basta. Nada ni nadie es superior a vos si vos no se lo permitís, es una idea que tenés que tener presente, si te hacen sentir mal, inferior, menospreciado, es porque vos les dás permiso para hacerlo.
Esto también me hizo acordar a una parte de una película que vi hace un montón, ni el nombre me acuerdo. Resulta que había un guionista viejito, que hablaba con una mujer que no era de la zona y estaba ahí hacía poco tiempo. El viejito y la mujer se hacían re amigos y llegaban a ser confidentes, ella le contaba sus problemas y él los suyos, y así se ayudaban. En una de sus charlas, él le dice que está viviendo como la 'mejor amiga' en una película, no como la protagonista de su propia vida. Con esto, yo interpreto que ella estaba viviendo más para los otros que para ella, dejando de lado todo lo que era para así satsfacer los pedidos de los otros. Yo creo que está bien hacer felices a los otros, pero antes de eso está tu bienestar personal, y si vos no estás bien no sirve de nada hacer sentir bien a los demás.
Esa cadena de deducciones fue lo que me llevó a escribir acá sobre esa frase que me pegó tanto, no es complicada, es bastante común, creo que ya la había escuchado antes, pero es bastante importante tener lo que expresa en claro, porque vos sos vos, y no hay nadie mejor o peor, cada persona es su propio mundo y por eso no se puede comparar a una con otra.

jueves, 7 de octubre de 2010

Complot

Vamos a organizar uno en contra de las dudas, las ideas y los pensamientos irracionales. Vamos a romper todo y no dejar a nadie vivo. Vamos a vivir en la anarquía y tirar todo al carajo, porque nada vale la pena cuando no podés pensar claramente.
Con toda sinceridad, me cansé muchísimo de el típico 'él dijo, ella dijo'. Es realmente cansador, me tortura el hecho de no poder saber a quién creerle, porque el testimonio de ambas partes es válido.
Por un lado están todos aquéllos que me bancan en todas y no me mentirían, que nunca me ocasionarían ningún daño (y ésta es la version más creíble, no solamente porque ganan en credibilidad, cantidad, y mi confianza en estas personas es total y completamente pura, sino porque los hechos que exponen son completamente corroborables).
Por el otro lado está alguien que realmente no conozco y por lo tanto no tengo argumentos que me lleven a creerle, pero tampoco puedo ignorar completamente lo que dice.
La cuestión es que la parte 1 tiene muchos argumentos negativos contra la parte 2 (¿Me siguen?) y la parte 2 está aferrándose a todo lo que puede para desmentirlo, negarlo y convencerme de lo contrario. Los argumentos de ambas partes son válidos, los casos que exponen son creíbles, y hasta acá va todo bien, todo depende de mí y de la confianza que ponga en aquél al que decida creerle.
El problema es que alguna de las dos partes involucradas en el conflicto me está mintiendo vilemente, me está tomando por idiota, me está usando, manipulando, y al hacerte esto, también me está menospreciando, y creo que ni yo ni nadie se merece esto, es por eso que decido tomar una postura totalmente neutral en el asunto (que, dicho sea de paso, empieza y termina conmigo) hasta que aclare mi mente y ustedes aclaren la suya, en resúmen: hasta que la noche se haga día y todas las mentiras en las que alguno de ustedes me involucró salgan a la luz. Les deseo suerte, pobre de aquél que me esté mintiendo, porque se va a ganar mi eterno rencor, y con muchos motivos.

Reconociendo errores.

Yo creo que, a pesar de mi orgullo, soy una persona que sabe reconocer sus errores y pedir perdón cuando creo que es necesario, cuando me mando alguna cagada pero, desgraciadamente, hay gente que no sabe, no quiere, no puede pedir perdón. ¿Es tan complicado para algunos darse cuenta que se equivocan, que no son perfectos? Todos cometemos errores, eso nos hace humanos, es parte de la vida, de los errores se aprende. A veces creo que los errores son más valiosos que las cosas que te salen bien, por lo menos de los errores sacás una experiencia, aprendés algo que te sirve para no cometer el mismo error, de las victorias no sacás nada salvo un complemento para tu ego, para darte cuenta de que sí podés. Por otra parte, si te fuera siempre mal, es obvio que no tendrías más ganas de seguir adelante, y cada error sería un peso enorme que cargar, algo que, en cierto punto, no te permitiría ni avanzar ni retroceder. En realidad, querer volver el tiempo atrás, querer deshacer lo hecho, borrar lo dicho, desear poder volver a un momento específico no sirve de nada, porque después de todo, las cosas pasan por algo ¿No? Por algo nos equivocamos, fracasamos, por algo hacemos las cosas bien, todo depende de cómo se tome cada uno la vida, de si tenés una mirada positiva o negativa de la vida, aunque también están los realistas (yo me considero una de ellos), que saben ver cuándo las cosas bien y cuándo va mal, que saben aceptar las cosas como vengan, sin importar si son buenas o malas.
En resúmen: hay que saber aceptar que nos equivocamos y saber pedir perdón, dejar el orgullo de lado y pensar en los otros también. Es simple, pero nadie lo entiende.

miércoles, 6 de octubre de 2010

Sos un
constante
recordatorio
de mi
locura

Tiempo

No es muy difícil darse cuenta del hecho de que el tiempo va cada vez más rápido (o eso me parece a mí, por lo menos). No sé si serán las ansias de que llegue el verano para no estudiar más, ni madrugar, ni hacer nada salvo disfrutar, o que en realidad tengan razón los que estudian metafísica, que afirman que el tiempo va en serio más rápido por motivos que desconosco (no me voy a poner a estudiar metafísica para ver si el mundo gira más rápido o qué onda).

martes, 5 de octubre de 2010

Cantando a pesar de las llamas.

Es una frase simple, corta y bastante directa. El único mensaje que tiene, es que sigas intentado pase lo que pase, pero si lo pensás, todo en sí te incita a seguir adelante. No solamente la música que escuchás, que en la mayoria de las letras te dice que no te rindas nunca, porque el que no arriesga no gana, también tiene mucho que ver la gente que te rodea, lo que vos hacés por vos mismo o por los otros, todo se relaciona, todo se limita a seguir adelante o abandonar a medio camino.
Aunque a veces quieras dejar todo de lado y no seguir, porque te cansaste, porque te parece demasiada la carga, porque es difícil, te cuesta, te duele seguir, tenés que seguir. No es una opción, no importa cuántas veces te caigas, tenés que levantarte, de eso depende todo, tu futuro, tu presente, y lo que llegués a hacer en tu vida. Todo se limita a la confianza en vos mismo, confianza en que, pase lo que pase, vas a seguir intentando, porque sabés que podés, todos podemos, con un poco de esfuerzo podemos llegar a la luna si así lo deseamos. Es fácil rendirse, tirar la toalla y esperar a la próxima, pero no es lo mejor, a lo mejor hoy te parece bueno, pero vas a terminar arrepintiendote cuando veas que la vida te pasa por al lado y no se detiene a esperarte porque vos te rendiste, te atascaste y no te esforzaste en superar los obstáculos que te impuso.
Siempre va a haber algo que te impida alcanzar lo que vos querés, pero es cuestión de voluntad alcanzarlo, podes podés, pero tenés que quererlo en serio para lograrlo.

sábado, 2 de octubre de 2010

Rebobinando.

Ubiquémonos un mes atrás, ustedes leyeron (seguramente) algunas entradas al blog que expresaban mi caos interior. Estaba en un estado de confusión extrema, pero me dí cuenta que todo es cuestión de organización: acomodé las ideas, consulté a algunas personas cuya opinión me puede servir de algo, lo consulté conmigo misma, tomé una decisión y volvió todo a la normalidad, o por lo menos va por ese camino.
Los consejos de la gente que sabe cosas que yo ignoro me sirvieron para abrir los ojos y no caer en un error del que me hubiera arrepentido, no solamente por el hecho de salir perjudicada, sino por saber que estaba cometiendo un error desde el comienzo, porque siempre hay mejores opciones, y gente que es, además de mejor persona, mejor para estar cerca tuyo. No sé si hay que hacerle caso a lo que los otros digan, vivir así sería como vivir por los otros, y la idea es que seas protagonista de tu propia vida, por algo somoso tantas personas en el mundo ¿No? Pero si pedís un consejo, mínimamente escuchalo. Yo los escucho, y por eso mismo tomo las decisiones que tomo, basadas en MI forma de pensar, y en la mirada general de la gente que ve las situaciones desde afuera, pero de gente que sepa, que conozca a las personas involucradas, no a cualquiera que pase por ahí y no tenga la menor idea.
A veces te llevas altas sorpresas con las cosas, y te provocan una ira irracional, motivada por la ignorancia general que tenías de la situacion y el hecho de que a veces es mejor no saber nada, como muchos dicen: No aclares que oscurece. Es simple entender eso: mientras más sale a la luz la verdad, más te embarrás en la mayoría de las sitaciones, sin embargo, está bueno escuchar las dos campanas, no ver las cosas solamente desde tu punto de vista, aceptar la idea de los que saben más de la situación que vos. Aunque no hay nadie que sepa ni más ni menos, se debe a que vos ignorás cosas que podrían haber pasado en el pasado, y como el presente es producto de todo lo que pasa en el pasado, tenés que saber a dónde carajo te estás metiendo.