viernes, 24 de septiembre de 2010

Vuelven los viejos tiempos.

Y, sinceramente, es lo peor que podría pasar.
No es por hacerme la inocente, no soy inocente, no soy una buena persona, no soy una pobrecita y si quieren que se los siga repitiendo lo voy a seguir haciendo hasta que les quede grabado, porque al parecer no lo entienden. No estoy ni quiero estar en contra de nadie, no voy a elegir bandos y no, no creo una puta palabra de lo que me dice, pero no tengo cómo comprobar la verdad, así que, que sigan creyendo que les creo, solamente se engañan a sí mismos. No, esto no es ni una crítica a ustedes ni a mí. No, no estoy bien. No, no quiero ayuda, tampoco la necesito, creo que soy lo suficientemente conciente de la situación como para manejarla por mis propios medios (que no suelen ser los mejores, pero al menos son algo). No, no necesito que me entiendan, con entenderme yo sola es suficiente. Ni que les importara, de todos modos, porque últimamente me vengo dando cuenta de que las personas más cercanas, son las que peor se toman todo, las que te echan todo en cara y las que te critican peor cuando te equivocás, o sacan conclusiones apresuradas de una situación que no es así. Yo ya sé lo que me pasa, que no tenga ganas de explicárselo a uds no significa que sea manipulada, a mi no me manipula nadie, no adopto los pensamientos de nadie y tampoco necesito de nadie. Si hay personas que tantas ganas tienen de cambiarme, cambienme de una, o no hagan nada, porque ir de a poco muchas veces no sirve, en especial cuando ni siquiera disimulan, porque de un día para el otro por cualquier motivo algo me pasa, algo anda mal conmigo, y sí, puede ser que sí, últimamente tengo demasiadas cosas en la cabeza, disculpenme si estoy siendo hostil, si las ofendi por algo, que fue sin intenciones, claro, pero sinceramente, estoy cansada.
Me CANSÉ de que siempre ande algo mal conmigo, que ni siquiera escuchen mi punto de vista de la situación, que crean que soy algo que no soy o que voy a hacer algo que jamás haría, sinceramente, eso me revienta. Y sí, qué quieren que haga, todo el mundo explota, y yo, últimamente, vengo explotando por lapsos, un día por una cosa, otro día por otra, pero tarde o temprano tengo que terminar con esto, y mi manera de terminarlo es la ignorancia total. Yo sé que si no le hago caso a nadie tarde o temprano se van a cansar o se van a rendir, y van a dejar que yo maneje mi vida como yo quiero, porque desde mi punto de vista las cosas son diferentes, es obvio que yo sé lo que pasa a mi alrededor ¿Se creen que no me dí cuenta? Yo sé cómo manejar mi vida, y por eso no necesito que me digan cosas que ya sé que son improbables. No me dejo manipular por nadie, y no, no me estoy alejando de USTEDES, me estoy alejando de MIS PROBLEMAS, que no están PARA NADA relacionados con USTEDES. Más que nada, son cosas que tengo que solucionar por mí misma, sin ayuda de nadie, porque tienen que ver conmigo y con nadie más. No me están arrastrando a ningún lado, pero necesito un boleto de vuelta a la realidad y por ahí pensando las cosas logro encontrar algún bote que me lleve de mi islita al mundo real. No es que las dejo de lado, necesito tiempo en mi mundo para pensar. No es que me están llevando, pero sinceramente, a veces no le podés decir en la cara a las personas algo hiriente, aunque en ciertos momentos te desesperen. Todos nos merecemos un poco de TOLERANCIA de vez en cuando, y no voy a elegir ningún lado, pero si la circunstancia lo demanda, ustedes saben que voy a preferir siempre a mis amigos de toda la vida, no tengan dudas sobre eso, porque no los cambio por absolutamente nada, y más que nada, los ACEPTO con sus defectos, sus virtudes, sus buenos y malos días.

No hay comentarios:

Publicar un comentario