martes, 7 de septiembre de 2010

Perdí el rumbo.

Ya sea por distracción o confusión, me descarrilé y no sé a dónde voy, puedo estar cometiendo el peor error, aunque puede ser la mejor decisión.
El tiempo dirá.

No hay comentarios:

Publicar un comentario