jueves, 30 de septiembre de 2010

Justicia

Estamos en una época en la que revolucionarse es cosa de todos los días.
Me encanta el hecho de que muchos luchen por causas que creen o saben que son justas, es la mejor manera de expresar lo que pensamos sin importar lo que los otros digan, en otras palabras, es tener una VOZ. Hay cosas que son justas y otras que no, hay motivos para todo y muchos medios para lograr lo que queremos, el problema es que no siempre son los motivos o medios correctos, y a veces lo que parece justo no lo es.
En los últimos días me vienen pasando un montón de cosas relacionadas con mis relaciones interpersonales con cualquiera que me rodea, y resultan ser aquellos con los que más me llevo (de otra forma no podía ser), y todo se relaciona con la justicia, de lo bueno para los buenos y lo malo para los malos, de la ruleta rusa en la que vivimos, de la justicia y la injusticia que nos rodea día a día en situaciones cotidianas, no hace falta irse muy lejos para ver que las cosas no siempre son como deberían ser.

Tengo que ser franca: Las cosas no vienen bien.
Hay varios motivos por los que digo esto, y para los que me conozcan y me hayan visto últimamente va a ser bastante obvio ¿No? Al principio de este blog, yo dejé bien en claro que no pienso nombrar a nadie acá, porque este blog no es un diario de chusmerío barato día a día, está acá para expresarme a mí misma y a mi forma de pensar. Igual, no hace falta que nombre, se sobreentienden algunas cosas y hay que ser un poco nabo para no captar lo que digo, porque (según creo) hablo con palabras bastante claras y simples para que todos entiendan (no trato a nadie de idiota, pero sinceramente, el pensamiento está infravalorado últimamente).

El primer caso es el más obvio de los que voy a exponer acá hoy, les explico: Hace bastante arrancó un drama digno de novela venezolana de las tres de la tarde. Mi punto de vista sobre el asunto (el cual no voy a proceder a explicar porque la verdad, NO DA) es que las cosas se deberían solucionar en la cara o no solucionarse, sin nada ni nadie por medio (léase: gente, facebook, messenger, mensajes de texto, un teléfono). Si no quieren solucionar nada, lo entiendo, porque yo tampoco estoy interesada en que todo vuelva a ser como antes porque, sinceramente, perdí la confianza. No es una cosa de un día para el otro, fue por varias cuestiones en las que vengo pensando hace bastante, por varios actos, cosas dichas y cosas que nunca se dijeron. La cuestión es que, así todo se arregle o no, no se debería seguir inflando el globo que se creó solamente para armar quilombo, no se debería haber involucrado a NINGÚN tipo de autoridad y no se debería haber hecho semejante drama. Respecto a las agresiones, creo que la gente que se dedica a hablar, criticar, ofender, agredir, patotear por internet demuestra ser cobarde y no tener control sobre sí misma como para ir a hablar las cosas de frente, creo que tiene envidia, celos o cualquier otro tipo de forma de pensar o sentirse que la hagan sentirse inferior y la lleven a actuar así, haciendo sentir mal a los otros para poder sentirse mejor, más importante o superior (lo cual denota que realmente ignorás la realidad, lejos que hacerte superior, te hace quedar como una idiota que necesita llamar la atención todos los días). Hablando de llamar la atención me acordé de una teoría que tenemos (digo tenemos porque no fui yo a la que se le ocurrió, pero me parece bastante correcta), creo que la persona aludida podría llegar a ser mitómana (persona con tendencia a desfigurar la realidad, o sea, a mentir), porque realmente no se pueden explicar tantas mentiras de otra manera. No estoy hablando de su vida personal, sobre eso que haga lo que quiera, no tengo por qué meterme, pero las mentiras que nos echó en cara mientras ya sabíamos la verdad se tornaron insoportables y si hay algo que odio (lo repito siempre) es la mentira y la falsedad, pero cuando realmente confiás en una persona no dudás (no sé por qué no desconfié antes, si era algo obvio que algo así iba a pasar siendo que ya antes nos había defraudado)Si nunca desconfiaste, ahora, ¿Qué vas a hacer? Es corta, cortar la conexión. Si una persona te hace daño con sus mentiras, te confunde y te hace desconfiar no sólo de ella, sino de otras personas siendo que lo que dice no tiene fundamentos, lo único que tenés que hacer es alejarte y dejar todo atrás, no tenés que pelear, solamente enfocarte en lo que a vos sí te importa y te preocupa, y que el resto desaparezca.

El segundo caso también es bastante obvio (yo soy bastante obvia, se puede explicar así el hecho de que explique cosas que se sobreentienden a veces). Ok, acá vamos. Están estas personas que son (por así decirlo) histéricas. Es fácil de entender: se enojan por cualquier cosa, sin motivos, sin razones, sin hablar. Ése es justamente el problema, el hecho de que últimamente hay cada vez menos comunicación entre la sociedad en general, casi llegando a un punto en el que cada persona es un individuo antisocial alejado a la soledad por exclusión propia, y ligado a ella por una obligación y necesidad común que existe en el ser humano que consiste en el hecho de pertenecer a alguna parte y tener a alguien que te quiera. Después de todo, somos seres sociales por el camino de la antisocialidad. Volviendo al tema (ya me fui por las ramas bastante), creo que pierdo el tiempo escribiendo esto, pero de alguna manera tengo que organizar las ideas en mi cabeza (es como si fuera una oficinita llena de papeles por todos lados, desorganizada, hasta que me siento enfrente de cualquier cosa que me sirva para escribir, y ahí es donde los trabajadorcitos se deciden a ponerse las pilas y acomodar el papeleo). Parece fácil la solución al hecho de que una persona pase de quererte a odiarte: o le hablás a ver qué pasa o te alejás para siempre, pero no es así de fácil cuando ya sabés (o sospechás) qué pasa, o cuando no te querés alejar porque le hecho de alejarte así de la gente sin una explicación antes no va con vos (no siempre, porque, en lo que amí respecta, yo soy de desaparecer de un día para el otro para no volver hasta dentro de un largo tiempo, si es que vuelvo). La cuestión en sí es que me rompe soberanamente las pelotas de oro que no tengo (soy un poco bipolar, pasé de la racionalidad y el lenguaje respetuoso y civilizado a pensar con esa neuronita fallida que está en mi cabeza como una vocecita intermitente y que de vez en cuando se saca y me ruega que la escuche) que la gente se enoje así conmigo (sí, imbéciles, ya sé que el problema es conmigo) sin motivos, sin nada, al menos se podrían explicar las cosas ¿No? Porque no tiene mucho sentido que digamos ignorar completamente a alguien y esperar que no se dé cuenta. Por favor, me subestiman cada vez más, se creen que el hecho de que llegue a un lugar y se vaya no me da alguna pista, la gente es cada vez más boluda en los últimos días. No digo que no me merezca tu odio y tu enojo, me merezco el tuyo y el de muchas personas más, pero hay algo que se llama personalidad, y hay una cosita insignificante que se llama pensar, y si pensaras sobre como soy, sobre mi personalidad, si me conocieras, a lo mejor entenderías lo que hago, los motivos de eso y de mi forma de ser, pero seguí en la ignorancia que vas bien, o eso creés.

En cuestión, la injusticia se presenta en los más mínimos actos, cuando te ganás el odio y el rencor de alguien a quien querés sin motivos, cuando alguien entra a hablar al pedo y decir cualquiera, y en muchas situaciones más. Sigan así que les va bien, nos vemos en el infierno.

martes, 28 de septiembre de 2010

Future's made of Virtual Insanity

Y si te lo ponés a pensar, no hablo de un futuro muy lejano. Creo que ya se habrán dado cuenta del rol importante que toma internet en nuestras vidas (heme aquí escribiendo en una página web), y de la importancia para algunos de las redes sociales, que se terminan convirtiendo en obsesión. Tanta es la locura virtual que ya las cosas ni siquiera se hablan en la cara, todo es a través de un monitor, y a mí eso no me gusta nada. Les explico por qué:
  • No tenés ninguna garantía para saber si el otro te habla en serio o se te caga de risa en la cara.
  • No tenés manera de saber si te están mintiendo.
  • No sé si están de acuerdo conmigo, pero decir las cosas por internet (en especial las cosas malas) son signos de cobardía.
  • No es lo mismo, nada te produce la misma sensación a través de un monitor, ni siquiera reirte con tus amigos es lo mismo.
  • El hecho de estar atrás de una pantalla y no frente a frente hace que las cosas terminen siendo sacadas de contexto, se meta cualquiera y terminés en cualquier cosa.
  • No sabés con quién carajo estás hablando, seamos sinceros.

Y sí, posiblemente haya muchas cosas que sean más fáciles de decir atrás del monitor, pero eso no hace necesariamente que sean las mejores alternativas ¿Me equivoco?

viernes, 24 de septiembre de 2010

Vuelven los viejos tiempos.

Y, sinceramente, es lo peor que podría pasar.
No es por hacerme la inocente, no soy inocente, no soy una buena persona, no soy una pobrecita y si quieren que se los siga repitiendo lo voy a seguir haciendo hasta que les quede grabado, porque al parecer no lo entienden. No estoy ni quiero estar en contra de nadie, no voy a elegir bandos y no, no creo una puta palabra de lo que me dice, pero no tengo cómo comprobar la verdad, así que, que sigan creyendo que les creo, solamente se engañan a sí mismos. No, esto no es ni una crítica a ustedes ni a mí. No, no estoy bien. No, no quiero ayuda, tampoco la necesito, creo que soy lo suficientemente conciente de la situación como para manejarla por mis propios medios (que no suelen ser los mejores, pero al menos son algo). No, no necesito que me entiendan, con entenderme yo sola es suficiente. Ni que les importara, de todos modos, porque últimamente me vengo dando cuenta de que las personas más cercanas, son las que peor se toman todo, las que te echan todo en cara y las que te critican peor cuando te equivocás, o sacan conclusiones apresuradas de una situación que no es así. Yo ya sé lo que me pasa, que no tenga ganas de explicárselo a uds no significa que sea manipulada, a mi no me manipula nadie, no adopto los pensamientos de nadie y tampoco necesito de nadie. Si hay personas que tantas ganas tienen de cambiarme, cambienme de una, o no hagan nada, porque ir de a poco muchas veces no sirve, en especial cuando ni siquiera disimulan, porque de un día para el otro por cualquier motivo algo me pasa, algo anda mal conmigo, y sí, puede ser que sí, últimamente tengo demasiadas cosas en la cabeza, disculpenme si estoy siendo hostil, si las ofendi por algo, que fue sin intenciones, claro, pero sinceramente, estoy cansada.
Me CANSÉ de que siempre ande algo mal conmigo, que ni siquiera escuchen mi punto de vista de la situación, que crean que soy algo que no soy o que voy a hacer algo que jamás haría, sinceramente, eso me revienta. Y sí, qué quieren que haga, todo el mundo explota, y yo, últimamente, vengo explotando por lapsos, un día por una cosa, otro día por otra, pero tarde o temprano tengo que terminar con esto, y mi manera de terminarlo es la ignorancia total. Yo sé que si no le hago caso a nadie tarde o temprano se van a cansar o se van a rendir, y van a dejar que yo maneje mi vida como yo quiero, porque desde mi punto de vista las cosas son diferentes, es obvio que yo sé lo que pasa a mi alrededor ¿Se creen que no me dí cuenta? Yo sé cómo manejar mi vida, y por eso no necesito que me digan cosas que ya sé que son improbables. No me dejo manipular por nadie, y no, no me estoy alejando de USTEDES, me estoy alejando de MIS PROBLEMAS, que no están PARA NADA relacionados con USTEDES. Más que nada, son cosas que tengo que solucionar por mí misma, sin ayuda de nadie, porque tienen que ver conmigo y con nadie más. No me están arrastrando a ningún lado, pero necesito un boleto de vuelta a la realidad y por ahí pensando las cosas logro encontrar algún bote que me lleve de mi islita al mundo real. No es que las dejo de lado, necesito tiempo en mi mundo para pensar. No es que me están llevando, pero sinceramente, a veces no le podés decir en la cara a las personas algo hiriente, aunque en ciertos momentos te desesperen. Todos nos merecemos un poco de TOLERANCIA de vez en cuando, y no voy a elegir ningún lado, pero si la circunstancia lo demanda, ustedes saben que voy a preferir siempre a mis amigos de toda la vida, no tengan dudas sobre eso, porque no los cambio por absolutamente nada, y más que nada, los ACEPTO con sus defectos, sus virtudes, sus buenos y malos días.

Siguiendo la luna.

Siguiendo la luna no llegaré lejos,tan lejos como se pueda llegar. Las cosas que dije no tienen sentido. No puedo detenerme, ponerme a pensar. Siguiendo la luna y su vuelta invisible. La noche seguro que me alcanzará. No es que tu mirada me sea imposible, tan solo es la forma como caminás. Vamos mi cariño que todo esta bien, esta noche cambiaré, te juro que cambiaré. Vamos mi cariño ya no llores más, por vos yo bajaría el solo me hundiría en el mar. Y esto parece verdad para mí. Suena como un crimen lo que tu me has hecho, deberias ir a parar a la prisión. Suena como un crimen que me hayas mentido, que hayas engañado a este corazón. Siguiendo la luna no llegare lejos, tan lejos como se pueda llegar. Son casi las cuatro de la madrugada. Mi casa brillaba, cruzando ese mar. Vamos mi cariño que todo esta bien, esta noche cambiaré, te juro que cambiaré, vamos mi cariño ya no llores más. Por vos yo bajaría el solo me hundiría en el mar.
Esto parece verdad para mi...

jueves, 23 de septiembre de 2010

¿Qué es mi islita?

Yo vivo hablando/escribiendo sobre mi islita, mi mundito, donde estoy yo sola y nada llega. Está perdida en un océano demasiado grande, inaccesible para cualquiera que no sea yo, pero ¿A qué me refiero yo al hablar de mi islita?
No es complicado de entender, básicamente, es mi mundo privado. Un estado mental al que llegué después de arduo trabajo, por el simple hecho de que yo no era así antes, era peor. El problema es que más allá de mis actitudes evidentemente orgullosas, independientes y no premeditadas, soy una persona capaz de querer muchísimo a algunas personas. El caso es que mientras más querés a alguien, más te lastima perderlo, o más daño te hacen sus palabras, y es por eso que me alejo tanto a veces. Un día puedo estar bien y al siguiente no darte ni la hora, es mi manera de no involucrarme con nadie en un punto en el que ya no pueda volver atrás. Por eso prefiero mantenerme al margen en cuanto a querer a una persona, tengo algunas personas que no dejaría ni aunque de eso dependiera mi vida, porque mi existencia depende, dejando de lado cuánto disfruto la soledad, de esas personas a las que quiero, que se hacen querer, que me ayudan y que pueden contar en mí como yo en ellas. Esas personas a las que podría llamar mis hermanos y hermanas, si me pidieran una descripción de ellos. Hay peleas, discusiones y un par de cosas más, pero después de todo, todo está bien, porque nos apoyamos mutuamente, y en eso se basa nuestra amistad, que es más que una amistad, porque para mí son mis hermanos, y eso ya es llegar bastante lejos al definir a una persona, una no considera un hermano a cualquier persona.
Bueno la cuestión es que mi islita es justamente eso, mi islita, y solamente yo tengo acceso a ella. Se identifica mucho con una frase que me gusta bastante, es de una cancion de Artic Monkeys:
"Everything's in order in a black hole" (todo está en orden en un hoyo negro) Y es la verdad, hay tanta calma que no hay ni espacio para los problemas, y es por eso que suelo irme a mi islita, para aislarme, evadir las cosas por un rato y pensar, sobre todo para pensar. Es más fácil pensar cuando te desconectás un poco de la realidad y te vas a tu mundito donde todo es más fácil, ponés las ideas en orden y volvés a la realidad con los problemas resueltos, la mente en blanco y un peso menos encima.
En resúmen: mi islita es un espacio que está hecho solamente para mí, en el que busco refugio cuando estoy rozando la crisis, y cuando la única persona que me puede ayudar soy yo misma.

martes, 21 de septiembre de 2010

Se viene el estallido.

Pero ésta vez no tiene nada que ver mi guitarra, ni tu gobierno, ni la Bersuit.
Creo que muchas veces, en la búsqueda por encontrar aquéllo que buscamos, nos perdemos (yo, especialmente, me despisto en el camino mil y una veces si no tengo algo que me mantenga con los pies en la tierra), pero siempre podemos volver a encontrar el rumbo, sin importar lo que pase.
El problema se hace más evidente cuando, después de ir y venir de la infelicidad a la felicidad repetidas veces, volvés a caer en un problema de difícil solución, el cual es un poco más complicado de resolver, inevitable, y sabés que no tenés opciones para evadirlo, después de todo, sabés que el problema sos VOS.
Justamente eso. Llega un momento en donde la islita en la que vivías, a salvo, alejada del mundo, feliz y contenta, se hunde de a poco en el océano, y para poder salvarte necesitás un bote, la cuestión es que el bote está más agujereado que un colador y se hunde en el primer intento. Lo único que te queda es nadar, pero el océano está lleno de tiburones hambrientos que esperan tu caída, esperan con ansias tu renuncia y mueren por ver cómo te hundís más y más y más profundo.
Ahora lo único que te queda es esperar a que la islita vuelva a resurgir, o aprender a respirar bajo el agua, pero sí o sí necesitás un algo. La cuestión es que hasta que ese algo aparezca, vas a estar solita y perdida, en un mundo que no conocés, con gente en la que no confiás ¿Qué le vas a hacer? Es tu culpa que la islita desapareciera en medio de la tempestad, es tu culpa ser tan débil, es tu culpa seguir perdiendo ¿Por qué no te esforzás más? A lo mejor así lográs algo.
¿Y si el problema es que ya te esforzaste demasiado? La respuesta es fácil, abandonás el camino y seguís otro rumbo, sin nada ni nadie, empezando desde cero, pero claro que vos no querés empezar desde cero. Lo que vos estás buscando no es aceptación, lo que vos querés es que se te respete y se te quiera como sos, sin importar cómo pensás, lo que hacés, lo que decís o no. Simplemente así, como sos, como vos sola te conocés.
Siempre va a haber uno que otro que se meta en el camino de autoconstrucción, y lo más probable es que para lo único que sirva su entrometimiento es para despistarte, hacerte sentir culpa por cosas que no hiciste y te hagan ser una peor persona.
Acá llegaste a la posible erupción de un volcán que permanecía dormido. Si bien vos sos feliz con tu manera de ser y de pensar, al parecer eso le molesta a varios. Están en todo su derecho, de todos modos, vos nunca fuiste por ahí alardeando de lo buena persona que sos, porque al fin y al cabo no lo sos, nunca publicitaste tus grandes capacidades para aceptar el dolor, porque te cuesta, nunca alardeaste de ser una persona abierta, porque sinceramente, en lo que respecta a tu vida, a tu persona, y a tu forma de ser, pensar o sentir, vivís en un frasco. Ése es el problema.
El hecho de vivir en un frasco te impide expresarte como lo haría una persona total y completamente normal (por ende, no sos normal y no querés serlo tampoco), te aísla en tu propio mundo, y te hace cometer más errores de los que deberías, porque al aislarte no percibís lo que pasa a tu alrededor. Éso, evidentemente, le molesta muchísimo a los demás (¿Por qué no lo haría? Después de todo, los hacés sentir mal aunque no te lo propongas, y aunque intentes ayudar, te sale para el culo) y los lleva a ir y sacarte de tu islita. Tu problema, en particular, no es que te digan las cosas en la cara, eso te hace respetar más a los otros y también respetarte a vos misma, tampoco es el hecho de que posiblemente tengan razón, porque eso te hace darte cuenta de muchísimas cosas. El problema en sí es que te sacan de la isla. Cuando vos recurrís a esa isla, generalmente, es para hablar con vos misma. Es tan así, que te enganchan en plena conversación con una versión imaginaria de vos misma, que tiene las respuestas a todo, pero no te dice nada. Al sacarte de tu ensimismamiento, tu islita, tu charla con vos misma, te traen de golpe a la realidad, y la caída es bastante larga, el golpe es bastante doloroso, y cada palabra es como una puñalada en el corazón, lo cual, obviamente, hace que te sientas para la mierda y explotes de una vez por todas. Y ahí tu mente entra en discusión, sos vos contra la vocecita que sabe todo y no dice nada, te armás tanto quilombo por cosas tan simples que llegás a un punto en el que no sabés ni a dónde estás parada, y te querés matar. Lo único que querés en un momento así es desaparecer y no volver más, dormir y no despertarte. Es una actitud un poco cobarde, en realidad, bastante cobarde, pero es lo único que se te ocurre para apagar la vocecita y calmarte a vos misma.
No querés cambiar de nuevo, porque lo que sos ahora, es lo único que queda de vos, y cambiar de nuevo te llevaría a la desaparición indiscutible, y, conociéndote, lo último que querés perder es tu manera de ser, lo que vos sos.
En conclusión: si no me esfuerzo un poco más por dejar la islita, voy a terminar mal, ya voy mal, de hecho, vengo cayendo en picada, pero es demasiado tarde y no puedo parar, nada me puede parar. Ojalá me hubiera dado cuenta de las cosas antes, pero no es tan fácil, como verán. Ésto resume lo que pasaba por mi cabeza ayer, en ese momento de psicosis que pasamos todos, desencadenado por noséquémierda.
A todos nos pegó mal ver así a aquéllos que consideramos nuestros amigos, y lo manifestamos de maneras diferentes, yo me encierro, otros se ponen mal, y hay quienes se autodestruyen.

Novocaine

I tell myself I feel no pain, but I'm feeling the pain. Can't walk away. I'm hanging on the ropes of hope, it's getting hard to cope you know when you're the needle running through my veins. I've changed my name to novocaine

Ahora, también soy estúpida.

Y sigo añadiendo defectos a la lista que conforma mi personalidad, se está convirtiendo en una lista bastante larga, tego que aclarar, porque en los últimos días todo el mundo se empeña en opinar sobre lo que soy y lo que no soy, y así me entero una que otra cosita de mí misma. La verdad, pueden seguir opinando, diciendo, creyendo y pensando lo que quieran sobre mí, soy lo que soy.
TAKE ME AS I AM OR WATCH ME AS I LEAVE.

viernes, 17 de septiembre de 2010

Es corta.


Ya sé lo que me faltaba para estar en equilibrio de nuevo.
Es raro, pero en ausencia de las cosas, a veces te llegás a dar cuenta cuánto las necesitás, aunque tu mente siga diciendo que no, que no, que no. Es algo que te sale del alma, que te impulsa a querer algo, a ser feliz con el simple hecho de pensarlo.
Cualquiera les puede asegurar que nunca fui muy fanática del patinaje, pero me di cuenta que es una de las cosas que más me gustan, no me pregunten por qué, ni siquiera yo me dí cuenta de eso todavía. Pero bueno, esa no es la cuestión. El tema es que necesito salir, subirme a las ruedas y sentir como si volara de nuevo, después de que te corten las alas, es normal que sientas la necesidad de reanudar vuelo ¿No?, sentir cómo las cosas pasan rápido al lado mío aunque yo sea la que va a la ayor velocidad que me lo permiten las ruedas. Creo que es más que nada eso lo que necesito, velocidad, adrenalina, hacer algo emocionante. Eso es lo que me pasa, le falta emoción a mi vida, ahora ya basta de eso. De mañana al miércoles no paro, joda, joda, joda, y al carajo todo el mundo, lo que piensen de mí (nunca me importó, allá ustedes), lo que me pueda pasar, lo que no. Necesito una escapada y esta es la oportunidad perfecta, un recreito. Porque una vez que probás algo es complicado dejarlo atrás, entonces esto podría ser una especie de experiencia de prueba.

I just need some RECKLESSNESS.

No sabés cómo me gustaría ser LIBRE. Y es que me siento como un ave enjaulada, como si todo lo que yo pudiera o quisiera ser no fuera posible. Me atan, me dan todo lo que necesito, sí, y sé que me quieren muchísimo, pero tanto amor es AFIXIANTE.
You make me wanna die.

viernes, 10 de septiembre de 2010

Do you want me?

Tengo una voluntad fuerte, cuando quiero lograr algo, me esfuerzo al máximo por conseguirlo, y soy bastante obstinada y testaruda, sin importar lo que otros digan o piensen, mis puntos de vista se mantienen más allá de todo, hasta que alguien me demuestre lo contrario, claro está. Por eso también tiendo a ser bastante dogmática y más allá de las razones, mi forma de pensar se mantiene en el mismo lugar, sin moverse ni un ápice. Soy sagaz y visionaria, astuta y prudente, a cada cosa le doy su tiempo, evalúo todo antes de actuar, y aunque tienda a confundirme por ser tan despistada también soy capaz de entender todo fácilmente, lo que se debe a mi libre pensamiento y a que acepto todos los puntos de vista más allá de si están de acuerdo conmigo o no, aunque nunca me hagan cambiar de parecer, eso no significa que mi manera de pensar sea mejor o peor que la de otros. Puedo llegar a ser bastante innovadora o inventiva, me doy maña para ciertas cosas, me gusta muchísimo escribir y creo que lo hago más o menos bien, según mis estrictos controles de autoexigencia.
Soy tolerante, no tengo prejuicios y objetiva. En algún momento creía que yo misma era bastante prejuiciosa, pero me di cuenta que no es así, solamente examino y evalúo a todo el mundo, a todo, soy como un mini radar viviente, todo pasa por mi mente para ser evaluado y DESPUÉS juzgado. También soy humanitaria, me interesan las personas, lo que les pasa, lo que cuentan y lo que esconden, su bienestar y el motivo de sus males, y a veces no lo demuestro, pero a mí todo me importa, siempre y cuando se trate de personas que valen la pena. Soy amigable y sociable, cuando quiero claro está, idealista, intuitiva, libre de espíritu, y en cierto punto, también rebelde, porque más allá de lo que pase, siempre voy a seguir siendo yo, sin importar las reglas que las personas o la sociedad me impongan, no me dejo influenciar, no soy manipulable. Creo que lo que mejor explica esta manera de actuar es que soy una persona franca y abierta a todo, que va de frente sin importar los resultados, y dice la verdad, porque sobre todo, odio la mentira y la falsedad ( y creo que la sociedad se está viniendo abajo con cosas como la vanidad, la falsedad y el deseo de encajar, se están volviendo todos iguales, como soldaditos uniformados, o por lo menos yo lo veo así), y soy muy individualista e independiente, en serio, esto puede sonar bastante contradictorio, porque también soy sociable y amigable, pero todo depende de la situación, del momento, digamos que prefiero caminar sola por la vida, a veces me siento abrumada rodeada de demasiada gente, pero la soledad también se puede tornar insoportable a veces. Me consideran una persona inteligente e intelectual y la verdad es que no estoy en desacuerdo con esa idea, por el simple hecho de que me gusta saber, me gusta estudiar (las cosas que me interesan), me gusta aprender cosas nuevas, eso me inspira, me hace sentir más completa, y me estoy dando cuenta que en cierto punto, soy una creadora de tendencia no me malinterpreten, no me consideren una persona totalmente egocéntrica que se persigue con la idea de que todos la sigan, pero para ser sincera, noto que hay gente que en cierto punto comienza a copiarme, no sólo cómo me veo, sino como soy como persona, y adoptan mis ideales, en cierto punto es halagante, pero no me gusta para nada, porque a mí me gusta mostrar mi anticonformismo y ser única después de todo ¿Quién quiere ser como los demás?, y el hecho de que haya mini versiones de mí andando por ahí no me gusta para nada, es como cuando Hayley Williams confesó que le molestaba que sus fans se tiñeran el pelo naranja como ella, y estoy de acuerdo, esa es su marca personal, y por más fanático que seas, que la consideres un modelo a seguir, no podés copiar la esencia de su ser.
Me fui un poco de tema, ya lo sé, así que acá sigo con mi autodescripción. ¿En qué me quedé? Ah, claro.
Me considero una persona interesante, por el simple hecho de que nadie llega a conocerme completamente nunca, y eso le añade un poco de misterio a mi personalidad y a mi manera de pensar o de actuar, y, como Selfish Jean (si escuchan Travis, me van a entender), también encantadora y con buena etiqueta, bastante educada y centrada, cuando no soy una loca sacada como la mayoría del tiempo, acuérdense que todo depende del momento, el lugar, del entorno en general.
Y como habrán leído en el (más extenso de lo que yo pensaba) texto, soy impredecible porque si leyeron con atención, se van a dar cuenta que desde que arranqué, con algunas características me contradije terriblemente, y demuestro ser bastante espontánea, eso es lo que mehace impredecible, nunca van a saber qué es lo que pienso hacer más adelante, porque ni siquiera yo lo sé, vivo tan en mi mundo pero tan fuera de él que, pese a mi fácil concentración, me despisto y me pierdo bastante seguido, y si lo piensan, y todo eso me hace ser enigmática.
Ahora tengo para ustedes una característica bastante peculiar: soy magnética, interprétenlo a su antojo, es un poco complicado y extenso como para explicarlo, y eléctrica ( y no solamente por el hecho de que siempre tengo altos niveles de corriente estática).
Otra cualidad mía es que soy progresista, siempre voy para adelante, no miro atrás y casi nunca me arrepiento, porque sé lo que hago, a base de mis pensamientos, de mis horas y horas de darle vueltas a algunos asuntos que me perturban, por decirlo de alguna manera, pero temperamental, por mis cambios de humor y temperamento fuerte (heredado de mi papá, gracias, gracias), y también racional y fría (y eso viene también por el mismo lado, gracias papá).
El tema de todo esto es que me acepto tal cual soy y no cambiaría nada de mí, pese a que tuve que cambiar algunas actitudes que eran malas para mí y para los otros, y por eso espero que los otros (ustedes, my dear readers) me acepten así, como soy, sin máscaras que me oculten, tal cual soy.

Todo a su tiempo.

Cuando las cosas te salen, te salen. A veces es debido a tu propio optimismo, que, al ver la vida desde el lado positivo, hace que las cosas te salgan mejor, o que al menos no consideres los aspectos negativos de la vida.

jueves, 9 de septiembre de 2010

Ya pasó.

El momento decisivo ya pasó, a lo mejor debería haberle dado una oportunidad, pero me engaño a mí misma pensando en que hubiera funcionado, sé que no hubiera sido así. Me costó mucho decidirme y al final lo hice, ignorando lo que otros me decian y a esa vocesita insoportable en mi cabeza que me pedía que lo reconsiderara, ya lo consideré demasiadas veces, y mientras más lo pienso, más dudas tengo.
El problema es que ahora, en vez de sentirme aliviada, estoy devastada. Me siento muy mal y me duele haberlo hecho, pero era algo que no tenía solución, porque no avanzaba ni retrocedía. Ahora lo único que me queda es saber que nos lastimé a ambos, y es algo con lo que tengo que vivir, porque no hay vuelta atrás.
Te estuve evitando, y hoy lo hubiera hecho de nuevo (de hecho, me funcionó hasta la salida) solamente para no lastimarte a vos y no lastimarme a mí misma. Sé que te enojaste, que te molestó y que ahora más que nada me debés estar odiando, porque creo que de estar en tu situación me pasaría exactamente lo mismo. Y en cierto punto yo también me odio. No sé de dónde saqué el valor suficiente como para decirlo, supongo que creí que iba a estar bien después de sacarlo todo afuera y de explicarte a vos lo que ya le había explicado a todo el mundo, pero ni tiempo me diste. Te fuiste así sin más, y ahora sigo sintiéndome mal por lo que hice. No debería, porque después de todo, es lo que siento, pero me hace daño saber que arruiné todo, que te lastimé y me lastimé, y que ahora ya está. No volvería el tiempo atrás, no cambiaría mi decisión, pero la próxima vez, antes de aceptar voy a considerar seriamente las circunstancias, porque a veces es mejor decir no.
Ése es mi problema, no sé decir que no. A lo mejor si no le hubiera dado tantas vueltas al asunto nada hubiera pasado y todo estaría bien. Pero creo que el simple hecho de saber que me querías de verdad ( y digo querías porque si yo fuera vos, ahora me odiaría) me hizo querer intentar que surgiera algo. El problema es que no se puede apurar al tiempo, y no se pueden cambiar los sentimientos de un día para otro.
Supongo que de ahora en más esto va a ser un hola y un adiós para siempre, porque yo, en tu lugar, no me perdonaría, y te lo digo de verdad.
Me siento una basura (aunque no debería).

miércoles, 8 de septiembre de 2010

Lost!

Últimamente vengo diciendo muy seguido que me pierdo, pero es la verdad, es como que encuentro el camino correcto de nuevo, y me vuelvo a desviar. Pero ¿Cómo saber cuál es el camino correcto cuando no sé cuál es el incorrecto? Fácil. No le hagas caso a nadie, ni siquiera a vos mismo, y seguí caminando, tarde o temprano te vas a dar cuenta solo.
El problema llega cuando no te das cuenta solo, y seguís escuchando y sacando conclusiones, pero nada te parece correcto, si es sí porque es sí y si es no porque es no. No es fácil decidirse a veces. Hoy pasé de un no, a un sí, a un no, a un a lo mejor, a un sí, a un no de nuevo, y ahí quedé. Creo que lo consideré demasiadas veces y seguir dándole vueltas al tema no me va a ayudar en nada, lo mejor sería decidirme ya mismo y listo.
¿Qué pasaría si me equivoco?
A mí, nada, el problema al que más le temo es lo que te pueda ocasionar a vos, últimamente vengo pensando mucho en lo que sienten o piensan los otros, y la verdad es que no quiero lastimar a nadie de ninguna manera posible, esa es mi conclusión. Pero no creo que sea ético hacer feliz a los otros y olvidarte de vos mismo, de lo que pensás, de lo que sentís, y aún así, seguir adelante. No creo que pueda, ya te estuve evitando suficiente, y no sé si voy a poder seguir así. Me estoy dando cuenta de que con esto nos estoy engañando a los dos, a mí misma por autoconvencerme de que lo que hago está bien aunque no sea así desde ningún punto de vista, y te hago mal a vos, porque lo que siento no me llega del corazón. A lo mejor en otro momento sí, pero no creo estar lista para esto, no hoy.
Por más dulce, tierno y bueno que seas conmigo, no puedo dar un paso sin sentir que te estoy lastimando, no ahora, pero eventualmente lo voy a hacer. Tal vez no hoy, ni mañana, pero esto es una mentira que sostuve durante demasiado tiempo, y no me gusta para nada. Me mentí a mí misma, me autoconvencí de algo y ahora me estoy dando cuenta de que no vale la pena hacerlo, tampoco.
Muchas veces no nos damos cuenta, pero por hacer felices a los otros, nos lastimamos a nosotros mismos (a la mayoría de la gente le pasa al revés, pero a mí aquí y ahora, me pasa eso). A lo mejor con cada sms que te llega te re emocionás, y rememorás momentos lindos, pero yo realmente me quiero pegar un tiro. No lo soporto más, me siento una forra que piensa solamente en sí misma, cuando en realidad no es así, a todo esto lo hago por no lastimar a alguien que quiero, solamente que creo que no lo quiero tanto como para seguir adelante.
Le tengo que poner un punto final a esto, cerrar un paréntesis y abrir uno nuevo desde el día de hoy. Ya sé que suena estúpido hablar sobre marcas gráficas y tomarlas como ejemplos, pero es lo único que se me ocurre como para explicar lo que estoy pensando. El tema es que no es fácil, no es nada fácil, y mientras estoy acá sentada considerándolo, pensándolo una y otra vez, me doy cuenta de que estoy más perdida que antes. La realidad es que me pierdo cada vez más, mientras más lo pienso más me pierdo, y es un círculo vicioso, porque mientras más me pierdo, más lo pienso, y vuelvo exactamente al mismo lugar donde empecé: nada.
Y ahora me queda solamente volver a pensarlo, y tratar de no volver a confundirme de nuevo, o por lo menos no más de lo que ya estoy.
La decisión está tomada, creo yo, y si no es así me voy a obligar a mí misma a pensar en eso hasta darme cuenta. A veces es mejor ser una persona fría, eso me hace pensar que sería mejor volver a estar donde estaba antes, y no moverme de ese lugar, pero ¿Quién quiere eso? Ni siquiera a mí me cierra esa idea. Lo mejor en este momento es seguir adelante, como si no pasara nada, serme sincera a mí misma, y serte sincera a vos. Porque, simplemente, las cosas no funcionan así. No funcionó. Espero que de esto por lo menos quede amistad, porque no quiero perder a un buen amigo por el simple hecho de no sentir lo mismo que él.

martes, 7 de septiembre de 2010

Perdí el rumbo.

Ya sea por distracción o confusión, me descarrilé y no sé a dónde voy, puedo estar cometiendo el peor error, aunque puede ser la mejor decisión.
El tiempo dirá.

lunes, 6 de septiembre de 2010

domingo, 5 de septiembre de 2010

Mirando desde la ventana.

Me decepcionaste.
Me parece que lo más fácil para mí sería no confiar más en nadie nunca más y listo, así me ahorro las penas. No importa cuanto parezca que te entienden, que son como vos, que te quieren, con un poco de tiempo te terminás dando cuenta de lo basura que son, y de lo que pueden llegar a hacer. Me arrepiento muchísimo de haber pensado tan aceleradamente y no darme tiempo a mí misma, a veces es más fácil vivir en la ignorancia, y me pregunto ¿Por qué no? Cuando no sabés nada, nada te termina lastimando, justamente porque no sabés. A lo mejor es al pedo, todo lo que me contaron son mentiras, pero como no tengo fundamentos para comprobarlo prefiero confiar en los que conozco, y en los que no tanto, porque podrían estar siendome más sinceros de lo que sos vos.

miércoles, 1 de septiembre de 2010

Y las paredes que tanto tardé en construír se desmoronan como el muro de Berlín.