jueves, 26 de agosto de 2010

Todavía no puedo

He intentado amarte. He cerrado los ojos para zambullirme en ese océano de la tibieza que me ofreces. He tomado tus manos, aferrándome a ellas con desesperación para espantar el fantasma de la soledad. He murmurado las palabras conocidas de la ternura y el afecto. Pero todo fue en vano. Inútilmente. Sé que esta confesión te dolerá. Sé que pensarás que soy un ser egoísta, sin compasión, que soy una persona despreciable, que te mentí. (...) Pero mi corazón es aún un terreno vedado. Es un desierto en el que nada puede florecer. Aunque parezca tierra, no es tierra, es arena. Si lo riegas, la arena se devora el agua sin que ella lo vuelva fértil. Las semillas que echas en los surcos se mueren, porque el viento todavía borra los surcos y las semillas quedan expuestas a la cruda intemperie.(...)
No renazco. No resucito. No reacciono. Aparentemente estoy bien. La gente me ve bien. Guardo las formas y basta sonrío. Encubro mi desesperación con la elegancia de parecer tranquila, en paz, casi mansa. Y aunque a otros les ocurran cosas terribles, tristes, lamentables, no puedo salir de mi horror por el dolor que me fue inflingido.
Quizás debiera decirte "No puedo amarte. Punto. No podré amar jamás."
(Fragmento) Por Poldy Bird.

No hay comentarios:

Publicar un comentario