miércoles, 4 de agosto de 2010

Nada nunca es suficiente.

¿Por qué siempre queremos más, más y más? Nunca nos conformamos con lo que ya tenemos, está bien, somos humanos, nos equivocamos, pero últimamente noto que los que me rodean (no todos, eh) no quieren progresar, ni siquiera lo intentan, no lo piensan (en realidad, muchos ni siquiera piensan).

No hay comentarios:

Publicar un comentario