sábado, 3 de julio de 2010

Rutina.

A veces la vida se torna muy muuuuy aburrida, y en esos momentos qué no daría por cambiar un poco la rutina, hacer cosas diferentes. Todos los años trato de cambiar mis actividades, hacer cosas nuevas, siempre en vano, termino cansandome de todo. Si las cosas fueran como nosotros quisiéramos siempre, a lo mejor no pasarían estas cosas, todo sería un poco más interesante ¿No? Pero también podría pasar lo contrario, podría ser que nos metiéramos todavía más en la rutina y hasta llegáramos a estancarnos en ella. Yo trato de reinventarme de vez en cuando, no le tengo miedo a los desafíos o a las cosas nuevas, me gustan las sorpresas e ir cambiando.
El tema es que a veces no sabés qué más hacer para reinventarte, tratás de socializar con gente nueva y terminás siempre con tu grupito, intentás hacer cosas nuevas pero te cansás de todo. Me gustaría poder empezar a hacer algo que realmente me guste, sé qué es lo que quiero hacer, pero no arranco por miedo a terminar abandonando de nuevo. En realidad no por mi propio miedo, sino porque las personas que me rodean ya no confían en que siga adelante, creen que yo soy capaz de seguir abandonando en la mitad del camino, como solía hacer antes, y eso es algo que no va a volver a pasar. Antes empezaba a hacer cosas porque quería, ahora quiero empezar porque realmente me gustan, no pienso volver a patinar aunque traten de convencerme, eso es algo que para mí ya fue, aunque todavía tenga los patines por las dudas.
Mi problema fue siempre que empezaba a hacer deportes más que nada porque me decían que los hiciera, no porque yo quisiera, ahora no quiero más deporte, quiero algo relacionado con el diseño o la escritura, que son cosas que me gustan en serio (y que no requieren de demasiado movimiento, me siento una ameba).
A lo mejor logro alguna de las tantas cosas que me propongo a largo plazo antes de que termine el año.

No hay comentarios:

Publicar un comentario