viernes, 2 de julio de 2010

Personas.

Mientras va pasando el tiempo, me voy dando cuenta de la poca personalidad que tiene la mayoria de la gente. No podría decir cuando emprecé a fijarme en esto, fue más que nada algo gradual.
Las personas (bueno, la mayoría) son piezas de dominó. Basta con que una haga algo para que las otras piezas hagan exactamente lo mismo. Si la primera se cae, las otras se caen con ella. Hay personas que hacen eso, justamente: hacer lo que los otros hacen. No puedo juzgarlos, después de todo, es la manera en la que ustedes deciden vivir su vida, no tengo objeciones contra eso, pero ¿No les parece que por algo somos individuos? Si estuviéramos acá para ser todos iguales, no seríamos diferentes. Entiendo que algunas personas, a lo mejor por ser muy tímidas, a lo mejor por no tener personalidad, intenten ser como los otros. Lo que no entiendo es si eso tiene algún sentido.
También, con el paso del tiempo, te vas dando cuenta de las seguridades e inseguridades de la gente. Muchas veces viene gente a tratar de arruinarte, por así decirlo. Y que por esa gente tenés que tratar de pasar siempre a un segundo plano, porque son demasiado inseguros como para permitir que los otros los superen. No hay que confundirse, no siempre es un tema de inseguridad, puede haber otros motivos, pero la mayoría de las veces es así.
Hay otros que necesitan llamar siempre la atención, yo, sinceramente, no entiendo por qué puede alguien querer eso. Creo que este comportamiento, en cierto punto, también se debe a un tema de inseguridad, al hecho de no sentirse de lado, que nadie se note más que ellos. Tanta atención un día los va a cansar, y se van a dar cuenta de que más allá de resultar agradables y carismáticos, resultan insoportables.
Hay muchos tipos de personas diferentes en el mundo, yo no espero que nadie cambie su forma de ser por lo que yo pienso (no creo que nadie lo haga, de todos modos), o lo que los otros piensan. Es más, creo que estas diferencias entre nosotros son lo que, finalmente, nos hace únicos ¿No? Y ya sea que sean tomados como defectos o virtudes, no les tiene que importar lo que los otros crean de ustedes. Sí, te sube el autoestima que alguien te trate bien, que te diga lo que le gusta de vos, y eso ayuda. Pero también ayuda que te digan tus defectos, eso te ayuda a crecer. Todos tenemos cosas buenas y malas, las cosas malas nos ayudan a crecer, y las cosas buenas son algo así como la energía que nos impulsa a seguir adelante, a mejorar.

No hay comentarios:

Publicar un comentario