jueves, 29 de julio de 2010

Egocentrismo.

Creo que hoy en día vivimos en un mundo donde nadie piensa en nada salvo en sí mismo. Esto no se refiere únicamente al hecho de que (por desgracia) haya personas que están todo el día yo yo yo sino a otras que también esperan que vos te alegres o sufras por ellos, ocultando lo que te pasa a vos, para hacerlos sentir mejor. Lo peor llega cuando, encima, si te pasa algo malo a vos ni se preocupan, te tratan de dramática u otras estupideces que no tienen sentido, y encima esperan que sigas queriéndolos incondicionalmente.
De todos modos el egoísmo no es solamente eso, es creer que sos el centro del mundo cuando sos menos que una hormiga al lado de lo que te rodea, es esa sensación de ser grande. Reitero: es una sensación solamente. Y eso te impide darte cuenta que lo que pasa a tu alrededor es cien veces más importante, y que hay otros que también importan. No podés andar por la vida creyendo que sos mejor que los otros, diciendo cosas para que se sientan mal y hasta regocijándote cuando se equivocan, presumiendo lo que no tenés y criticando a todos a sus espaldas, para después andar con ellos de la mano como si fueran mejores amigos desde siempre. ¿No sería más fácil enfrentar la verdad de una vez? Sos una persona falsa, egocéntrica, histérica, molesta, insoportable, mala, criticona, sos un desastre, incapaz de hacer algo por vos misma, siempre vas buscando que los otros hagan las cosas por vos. Eso es un error, mi vida, porque en la vida tenés que hacer las cosas por vos misma, el resto del mundo no tiene por qué ayudarte cuando vos no los vas a ayudar. Nadie espera nada a cambio, pero sería bueno que de vez en cuando demostraras un poco de gratitud.
No importa lo que pase, no me vas a hundir. Mientras más intentes hacerlo, más voy a salir a flote.

No hay comentarios:

Publicar un comentario