viernes, 18 de junio de 2010

"Ciego a las culpas, el destino puede ser despiadado con las minimas distracciones...", Jorge Luis Borges.
a veces, es facil seguir tu destino, hacer lo que te gusta y conseguir lo que queres. pero nunca te paso que, una vez que tenias algo... ya no lo querias mas? creo que lo que uno aprecia mas de obtener algo es el proceso que te lleva a quererlo, a tenerlo, y tomando el camino facil, no siempre se obtiene la satisfaccion que uno querria obtener. a veces es un tema del destino, de algo que tenia que pasar porque si, pero llegar tan cerca de la meta y, sin embargo, abandonar, no es un buen metodo de vida. los pequeños detalles a lo largo de nuestro camino son lo que en realidad nos alegra, lo que nos completa, sin esos pequeños detalles el camino seria mas aburrido, a lo mejor ni siquiera querrias transitarlo. sin los detalles, la vida es mucho mas simple, pero tambien menos artistica, mas intransitable, mas que un sendero, un camino pedregoso hacia aquello que llamamos destino, a lo que queremos llegar, nuestras metas, nuestros sueños, nuestro todo.
pero... que pasaria si en medio del camino hacia nuestro destino nos perdemos? esos minimos detalles pueden ser una distraccion, y te pueden llevar al medio de la boca del lobo si no tenes cuidado. hay que ir mirando atentamente en nuestro camino hacia el destino, sino corremos el riesgo de olvidarnos de quienes somos, olvidarnos por que estamos luchando, a donde queremos llegar. siempre se puede volver atras y avanzar por el camino correcto, en lugar de volver a cometer los mismos errores, pero a veces es imposible no hacerlo, me refiero a que, despues de todo, no es tu culpa si te tropezas una y otra vez con la misma piedra, obvio que es evitable, pero nadie es perfecto, todos cometemos errores, y a veces hay que cometerlos una vez, otra y otra mas, hasta darnos cuenta de lo que anda mal, de como solucionarlo.
siempre se puede seguir adelante, basta con tomar las decisiones correctas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario